La Infantería de Marina no saldrá con el Sepulcro por problemas económicos

La cofradía asumía hasta ahora la mitad del gasto que suponía el traslado y las dietas de los infantes

ANTONIO ROCHE| MÁLAGA
Marineros dan escolta al trono, tras el cual desfilan la banda y los infantes. / E. NIETO/
Marineros dan escolta al trono, tras el cual desfilan la banda y los infantes. / E. NIETO

El recorte presupuestario en el Ministerio de Defensa va a dejar este año sin infantes de Marina a la Real Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad. La hermandad recibió una carta de la Comandancia Naval de Málaga en la que le comunicaba la imposibilidad de sufragar los gastos que ocasionan la participación de los 33 infantes de Marina en el cortejo procesional, según confirmó a SUR el hermano mayor, José María Souvirón.

Hasta ahora, la cofradía asumía la mitad del gasto, que incluye traslado, alojamiento y dietas. El Sepulcro pagó el año pasado unos 2.500 euros por este concepto. Parece que el Ministerio de Defensa podría estar abierto a que la hermandad corriera con el cien por cien de los gastos, aunque esta posibilidad no la pudo confirmar Souvirón.

El hermano mayor convocó el pasado sábado a su junta de gobierno para analizar esta situación que atañe directamente al desfile procesional, y se aceptó la decisión adoptada por Defensa. «Queremos dejar claro que para nada se rompe la vinculación de la Marina con el Sepulcro, que es de hace más de 70 años», comentó José María Souvirón. El hermano mayor está convencido de que esta decisión del Ministerio de Carme Chacón «es coyuntural» y que es posible que el año próximo vuelva todo a la normalidad.

La reducción de efectivos afecta a la sección de infantes de Marina que se desplazaba de San Fernando (Cádiz), y que desfilaba detrás del trono catafalco de Jesús en el Sepulcro. Por tanto, este Viernes Santo dejará de sonar ese zapatazo característico de los militares con el elemento metálico en sus botas. Sí se mantiene la presidencia marinera que figura en el cortejo procesional, así como la presencia del almirante jefe de la Flota, que habitualmente ostenta la representación del Rey de España al tratarse de la cofradía oficial de la ciudad de Málaga.