El PP augura la saturación del nuevo hospital «en 5 o 7 años»

Dueñas recomienda mantener la actividad del Comarcal para responder a la creciente demanda, mientras que el PSOE se felicita por el hecho de que la visita de Soria responda al compromiso del Gobierno central con Melilla

JUAN PABLO AUSÍN| MELILLA
VISITA. La presencia de un nuevo ministro en Melilla en los últimos meses no ha pasado desapercibida en los foros políticos. / SUR/
VISITA. La presencia de un nuevo ministro en Melilla en los últimos meses no ha pasado desapercibida en los foros políticos. / SUR

Partido Popular y Partido Socialista valoraron ayer la visita del ministro de Sanidad, Bernat Soria, a los terrenos que ocupará el futuro Hospital Universitario de Melilla.

Una valoración que, desde las filas populares, fue acompañada de la petición para que el ministerio mantenga la actividad del Comarcal una vez entre en funcionamiento la nueva dotación que, según los cálculos populares, quedará saturado en apenas «cinco o siete años» tras su inauguración.

La senadora María del Carmen Dueñas manifestaba así la opinión de su partido respecto a la visita del ministro, lamentando que no se hubiese invitado a la misma al presidente de la Ciudad o a los parlamentarios nacionales para acompañar a Soria.

Dueñas recalcó su interés por conocer el destino que se dará al Hospital Comarcal, respecto del que no se ha dicho nada hasta el momento, proponiendo que pueda mantenerse en activo para dar servicio a alguna de las especialidades derivables del futuro centro clínico.

En cuanto a los plazos, Dueñas recordó que la creación del nuevo hospital llega con tres años de retraso, periodo alque habrá que sumar el tiempo que se tarde en ejecutar la obra y dotarlo del material necesario para su entrada en funcionamiento.

Satisfacción en el PSOE

Por su parte, el secretario general del PSOE, Dionisio Muñoz, manifestó ayer su satisfacción y agradecimiento en nombre de la población melillense que «ha comprobado el compromiso del Gobierno» por la presencia de Soria en Melilla y el próximo comienzo de las obras del hospital comprometido por el presidente del Gobierno durante su visita en 2006.

Muñoz aseguró que esta dotación satisfará las ilusiones de Melilla al tratarse de un hospital «de alta resolución» que garantizará una mejor atención y, con ello, evitará desplazamientos a otras ciudades. Igualmente, se refirió a las carencias de personal a las que hizo referencia Juan José Imbroda tras su reunión con el ministro.

Al respecto, el líder del PSOE criticó el afán de protagonismo del presidente de la Ciudad por convocar a los medios tras esta visita, recordando que durante ocho años el Gobierno popular no hizo nada por mejorar esta situación, mientras que con el PSOE no sólo se ha logrado mejorar las guardias y ampliar la plantilla, sino que se ha dotado a Melilla de dos hospitales civiles.

Incremento

Con un «obras son amores y no buenas razones», Dionisio Muñoz dio la bienvenida a una dotación con la que no sólo se incrementará la capacidad profesional y de servicio sanitario, sino que servirá de cantera de futuros profesionales para facilitar su asentamiento en Melilla. Además, Muñoz recalcó que el nuevo hospital se convertirá en una «realidad inmediata» que aportará beneficios urbanísticos a la zona del Tesorillo y adyacentes al actual Hospital Militar.

En cambio, esa opinión acerca de la realidad inmmediata no es compartida desde el Partido Popula, donde Dueñas volvió a recordar los tres años de retraso con que se iniciará la obra, a los que habrá que sumar otros cinco entre ejecución y dotación del hospital aparte de la saturación que, según los populares, sufrirá tras su apertura si no se apoya en el Comarcal.