La mitad de los menores admite haberse sentido acosado en Internet

El 14% reconoce que ha llegado a concertar una cita con un extraño después de conocerlo en un chat Una nueva fiscalía incide en la formación de los padres

ALMUDENA NOGUÉS| MÁLAGA
Los expertos aconsejan ubicar el ordenador en lugares visibles e instalarle programas que limiten la navegación de los menores. /SUR/
Los expertos aconsejan ubicar el ordenador en lugares visibles e instalarle programas que limiten la navegación de los menores. /SUR

El enemigo acecha en la propia casa, oculto tras la pantalla del ordenador. En la mayoría de los casos despliega sus armas a través de programas de mensajería, chats o redes sociales. Su principal estrategia consiste en hacerse pasar por un menor y ganarse la confianza del niño mediante halagos y regalos. Luego les convencen para que se desnuden ante la webcam para que envíen fotos eróticas, con las que después les chantajean. Esta práctica, bautizada como 'grooming', es sin duda una de las caras menos amables de Internet.

Miles de pedófilos aprovechan el anonimato que brinda la Red para perseguir a sus víctimas. El balance da vértigo: según un informe realizado por la organización Protégeles para el Defensor del Menor, casi la mitad de los niños de entre 10 y 16 años reconoce haberse sentido acosado sexualmente alguna vez a través del ciberespacio.

Para frenar este fenómeno, la Fiscalía de Málaga ha creado esta semana el Servicio de Criminalidad Informática (SCI) especializado en la persecución y prevención de los delitos que se cometen a través de Internet. El departamento (dirigido por el fiscal Jacobo Fernández-Llebrez) nace, además, con la vocación de formar y orientar a los padres sobre el uso que hacen sus hijos de la Red y de alertarles de los peligros que acechan a los menores sin unas pautas claras de comportamiento.

Y es que los datos que manejan las asociaciones que velan por los derechos de este colectivo son escalofriantes. A tenor del último padrón, Málaga suma una población de 115.941 niños de entre 10 y 16 años. La última encuesta de uso de Internet en los hogares andaluces, realizada por el Instituto Nacional de Estadística, revela que de ellos el 74,5% (más de 86.300 ) navegan habitualmente por Internet. De este modo, si se extrapola el resultado del estudio de Protégeles, la provincia cuenta con 40.000 menores víctimas de esta persecución virtual.

Chats y redes sociales

Antonio Domínguez, jefe del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional en Málaga, explica que, por norma, los pedófilos fingen ser menores en los chats más frecuentados por adolescentes. Así, convencidos de hablar con gente de su misma edad, algunos adolescentes facilitan por Internet datos personales como su dirección o su número de móvil.

Bien por ignorancia, bien por inocencia, muchos niños incumplen sistemáticamente algunas de las premisas más básicas a la hora de navegar por Internet. Hasta el punto de que un 14,5% de los niños internautas llega a concertar una cita con un desconocido. El 10% decide ir solo a ese encuentro, y el 7% ni siquiera lo comenta con nadie, tal y como se desprende de un análisis realizado por la ONG ACPI (Acción contra la Pornografía Infantil) y la web Protégeles, basado en encuestas a chavales.

Según dicho informe, dos de cada tres menores que se conectan a Internet lo hacen en busca de ocio digital. Los chats, los juegos y la descarga de música se convierten así en reclamos para los más pequeños, que relegan la búsqueda de información a un tercer lugar en su orden de prioridades. El 86% accede para llevar a cabo trabajos escolares, pero el mismo porcentaje entra para actividades relacionadas con el ocio (música, juegos o chats).

Al respecto, la opinión de los expertos es contundente: no hay que prohibirles el acceso a la Red, pero sí vigilar de cerca sus movimientos por el ciberespacio. «Si no dejamos a nuestro hijo pequeño cruzar solo una calle, es una auténtica barbaridad dejarlo solo navegando en Internet», apostilla el fiscal Jacobo Fernández-Llebrez.

El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, también apunta a esta dirección. «Los padres identifican Internet como si fuera la televisión o la radio y no piensan que los menores son sujetos activos de la información». En este sentido, desde la AI recomiendan que no se deje a los niños solos con el ordenador en su habitación, sino que el equipo se ubique en estancias más transitadas, como el salón, donde puedan ejercer un mayor control.

Los delitos relacionados con la pornografía infantil y la pederastia en Internet va ser objetivo de atención permanente de la nueva Fiscalía creada en Málaga, desde donde se tratará de educar los padres sobre los riesgos del uso indiscriminado de la Red por parte de los menores.

El Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional en Málaga lleva ya años persiguiendo estos delitos. Desde su experiencia, Domínguez advierte de la necesidad de instalar filtros de contenidos y antivirus en los ordenadores de los más pequeños de la casa. Igualmente, insta a no aceptar ningún fichero ejecutable de un desconocido, «ya que pueden instalar un troyano en tu equipo y dirigir tu 'webcam' sin que lo sepas», dice.

La cautela también se hacen imprescindibles ante redes sociales como Facebook, Tuenti, Habbo o Messenger, tan de moda entre los adolescentes. Al respecto, los especialistas son contundentes: hay que extremar el control sobre los contactos con quienes se relacionan los niños y explicarles que no pueden dar información a la ligera, ya que su privacidad está en peligro. «Internet es una herramienta maravillosa para los menores, sólo hay que guiarles», concluyen.

Fotos

Vídeos