Una nueva fiscalía alerta a los padres de los riesgos de Internet

El Servicio de Criminalidad Informática perseguirá los 'ciberdelitos' y asesorará a los progenitores El departamento contra delitos informáticos anuncia «tolerancia cero» contra los pederastas

MONTSE MARTÍN| MÁLAGA

La Fiscalía Málaga está dispuesta a dar la batalla contra la nueva delincuencia que usa el ciber espacio para sus actividades ilícitas. Para ello, ha creado el Servicio de Criminalidad Informática (SCI) especializado en la persecución y prevención de los delitos que se cometen a través de Internet. Un servicio que nace, además, con la vocación de formar y orientar a los padres sobre el uso que hacen sus hijos de la Red y de alertarles de los peligros que acechan a los menores sin unas pautas claras de comportamiento.

El SCI se centrará en la lucha contra delitos contra la intimidad, la pornografía infantil, las estafas y defraudaciones informáticas, los delitos contra la propiedad intelectual o apoderamientos de secretos de empresa, entre otros. Como novedad prestará especial atención a la prevención y a la formación de los padres.

Málaga se convierte, así, en una de las primeras fiscalías del país en abordar de una forma especializada los delitos informáticos, según explicó ayer el fiscal jefe, Antonio Morales, quien destacó que de esta forma se pretende también hacer una Fiscalía «cada vez más cercana a los ciudadanos, con una apuesta decidida por la prevención del delito», dijo.

El nuevo servicio está dirigido por el fiscal Jacobo Fernández-Llebrez y cuenta con dos funcionarias asignadas al departamento. Trabajará, además, de forma coordinada con los equipos especialistas en delitos informáticos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.

En 2008, estos dos cuerpos de seguridad del Estado trabajaron en un total de 294 asuntos por delitos informáticos. Entre ellos destacan los casos por transferencias fraudulentas o los conocidos como 'phising' -en 77 casos, con 19 detenidos. Le siguen los delitos cometidos en materia de compraventas en Internet -un total de 73 y 10 arrestados-, y de pornografía infantil. Dentro de este apartado se dieron menos casos, un total de 27, pero en cambio se produjeron un mayor número de detenidos, 55. También intervinieron en 25 asuntos en los que se cometieron delitos de calumnias e injurias a través de Internet -15 detenidos-; 13 casos de amenazas -cuatro arrestados-, y 12 por robos de cuentas de correo electrónico, que se saldaron con nueve detenciones.

Atención permanente

«Desde la Fiscalía va a haber tolerancia cero contra los pederastas; vamos a ir por esa gente, los vamos a pillar», aseguró contundente el fiscal Fernández-Llebrez. Y es que los delitos relacionados con la pornografía infantil y la pederastia en Internet va ser objetivo de atención permanente del SCI, desde donde además se tratará de orientar y formar a los padres de los riesgos del uso indiscriminado de la Red por parte de los menores.

El responsable explicó que la mayoría de los pederastas «suele empezar por cosas de pornografía hasta llegar a ese estadio posterior de aberración en el que ya se utilizan a los menores».

Por ello, Fernández Llebrez advirtió a los padres que de que si bien «no hay que prohibir» a los menores el acceso a la Red, no hay que dejarlos solos navegando. «Si no dejamos a nuestro hijo pequeño cruzar solo una calle, es una autentica barbaridad dejarlo solo navegando en Internet», apostilló este experto.

La orientación y la formación a los padres serán por ello uno de los ejes fundamentales del servicio. El fiscal explicó que ya se ha dado la primera charla en un colegio de la capital y que se pretende contactar con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía para «coordinarnos» a la hora de realizar este tipo de actividades en los centros educativos, al igual que hacen ya responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado especializados en la lucha contra estos delitos.

Perfil

Jacobo Fernández-Llebrez explicó que el perfil del 'ciberdelincuente' suele responder a un varón de más de 30 años y con un alto grado de conocimientos informáticos. También señaló que son delitos de difícil persecución, cuyos tentáculos se hunden en la Red al mismo tiempo en distintas poblaciones de cualquier país del mundo.

«La privacidad está muy limitada en Internet y todo lo que está en la Red es susceptible de ser manipulado», añadió el fiscal, para advertir que es aconsejable ser cautelosos en su uso. En ese sentido, recordó que no sólo los menores, también los mayores están expuestos a ser víctimas de una estafa, cuando un 'hacker' (pirata informático) se apropia de datos bancarios.