Picasso vuelve a su plaza de la Merced de Málaga

Una escultura de cuerpo entero representando al genial pintor malagueño permanecerá desde hoy sentado en uno de los bancos de la emblemática plaza en la que nació

AGENCIAS |
Los ediles del Ayuntamiento de Málaga asistieron a la inauguración de la escultura. / Estefanía Alcalá/
Los ediles del Ayuntamiento de Málaga asistieron a la inauguración de la escultura. / Estefanía Alcalá

Picasso ha vuelto hoy a su plaza de la Merced de Málaga para quedarse. Y lo hace sentado en uno de los bancos de la emblemática plaza, integrándose con el entorno, como un vecino más que comparte espacio con sus paisanos. Una escultura de cuerpo entero del pintor permanece desde hoy en la plaza de la Merced de la capital malagueña, gracias a la obra realizada por Francisco López Hernández, artista de la denominada Escuela Madrid.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha inaugurado hoy la figura, realizada en bronce y de 1,40 metros de altura; en la escultura, Picasso permanece tomando notas con un lápiz y un cuaderno, con la mirada reflexiva.

Un Pablo Picasso casi de tamaño natural contempla desde hoy la malagueña plaza de la Merced, donde nació en 1881, sentado en uno de sus bancos, gracias a la escultura en bronce creada por el artista Francisco López Hernández, considerado uno de los grandes exponentes de la denominada Escuela de Madrid.

Este Picasso a escala un diez por ciento mayor a la real se encuentra ante su Casa Natal, vestido con una camisa y un pantalón y calzado con sandalias, y sostiene en sus manos un cuaderno y un lápiz.

Para esta representación se ha elegido a un Picasso ya maduro, más reconocible para el gran público, pese a que el artista abandonó su ciudad natal en su infancia y sólo regresó en algunas ocasiones en su juventud, pero no cuando ya era un creador consagrado.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que ha inaugurado hoy la escultura, ha afirmado a los periodistas que Picasso "vuelve a la plaza de la Merced en plena madurez artística" y se convertirá "en un motivo más para llevarse un recuerdo fotográfico de la ciudad".

Esta obra, encargada al autor hace ya casi dos años, ha supuesto un coste en torno a los 166.000 euros, según el regidor, que ha añadido que la escultura era "una deuda" con Picasso porque "es bueno que una ciudad reconozca a sus hijos".

Francisco López Hernández (Madrid, 1932) recibió las primeras enseñanzas de su padre, orfebre, y amplió después su conocimientos en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

Expuso por primera vez en 1955, junto a otros dos artistas de la escuela realista contemporánea española, Antonio López y Julio López Hernández, su hermano, y de un informalista, Lucio Muñoz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos