La crisis lleva a parados con alta cualificación a competir por los típicos empleos navideños

Licenciados y trabajadores con experiencia solicitan ocupaciones a las que antes sólo aspiraban estudiantes Dependientes, promotores, empaquetadores, y animadores, los más demandados por las empresas

AMANDA SALAZAR| MÁLAGA
TEMPORAL. Las ETT aseguran estar saturadas desde los últimos meses		por el aumento de demandantes de empleo. / SUR/
TEMPORAL. Las ETT aseguran estar saturadas desde los últimos meses por el aumento de demandantes de empleo. / SUR

Los solicitantes de empleos típicamente navideños ya no son lo que eran. Si en esta época del año eran los estudiantes quienes aprovechaban las vacaciones para iniciarse en el mundo laboral, la crisis económica ha provocado que sean trabajadores en paro provenientes de los sectores más diversos los que se pongan en cola para empleos de vendedores, animadores y empaquetadores. Se trata de personal sobradamente cualificado y con experiencia en sus campos profesionales que, dadas las circunstancias, se ven avocados a solicitar un empleo de Papá Noel para algún centro comercial o de camarero para el próximo aluvión de cenas de empresa.

Pese a todo, la empresa de trabajo temporal (ETT) Randstad, cree que las navidades son una buena fecha para encontrar trabajo y que este año la campaña generará empleos que suavizarán la tendencia de los índices de paro, aunque vaticina que no será tan buena como la de 2007.

Estas son las conclusiones que establece Randstad en su publicación anual del ránking de los trabajos más demandados para esta Navidad. Un listado en el que el sector comercial continúa a la cabeza con empleos como vendedores, promotores, animadores y empaquetadores, orientados a cubrir la demanda frente a las compras navideñas.

Perfil heterogéneo

«El perfil de los demandantes de empleo ha cambiado este año con respecto a la campaña pasada y es más heterogéneo; ahora ya no sólo son estudiantes y también encontramos a jóvenes licenciados que no encuentran su hueco en el mercado laboral, parados provenientes del sector de la construcción o mayores de 45 años que han perdido sus trabajos, personas con mucha experiencia o formación que buscan otra oportunidad después de quedarse sin empleo», indica Teresa Rubio, directora en Málaga de Randstad, quien reconoce que esta ETT está saturada ante el aluvión de currículos que reciben en los últimos meses. «Hay cada vez más demandantes y no podemos darles salida a todos», continúa.

Este año, los empresarios lo tendrán más difícil a la hora de seleccionar trabajadores. El incremento de demandantes hace que haya más calidad en los currículos. Pero la cualificación no siempre es la opción más valorada por parte de los contratadores. «A un comercio no le sirve de nada tener a un titulado o al mejor profesional en su campo si no tiene experiencia en ventas, porque lo único que quieren es obtener más beneficios y en Navidad no hay tiempo para formar a ningún principiante», afirma Rubio. Menos aún cuando en el resto del año los comercios han tenido pérdidas y la Navidad es la última oportunidad para remontar un mal año.

Más personal

El único consuelo para los 88.250 de malagueños en paro -según datos del Ministerio de Trabajo en el mes octubre- es que las empresas que han recortado sus plantillas en los meses precedentes, ahora necesitan contar con personal extra para cerrar el año. Especialmente sectores como el comercio y la hostelería esperan que las fiestas navideñas supongan un incremento en sus ingresos, por lo que serán quienes más tiren del empleo durante estas fechas.

Prueba de ello es que en la lista de empleos más solicitados de Randstad también destacan los de camareros y camareras de piso, debido a las cenas de empresa y a una mayor ocupación hotelera por las vacaciones navideñas.

Rafael Prado, presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Málaga, no es tan optimista y cree que los comercios malagueños aguantarán el tirón navideño con la misma plantilla. «Muchos comercios están acudiendo a los beneficios de meses anteriores y otros están en pérdidas, así que es difícil que piensen en contratar a nadie, al menos en las empresas familiares», indica Prado.

Los hoteleros por su parte confirman que contratarán más personal de cara a las fiestas navideñas. «La Navidad es temporada baja para los hoteles de la costa, pero siempre contratamos más trabajadores para el último tramo de las fiestas debido a los cotillones que se celebran para fin de año», señala Salvador Vilches, presidente de la asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos). Un aumento de la actividad que supondrá un alivio para la economía de las familias y las empresas en la Costa del Sol.