La duquesa de York predica con el ejemplo

Fergie desempolva las zapatillas deportivas y los pantalones de ciclista para ponerse en forma por las calles de Sotogrande al trote y en compañía de su hija. Con paso firme

CARRERA REAL. Sarah Ferguson y su hija, la princesa Beatriz, de 'footing' por Sotogrande. / J.-L./
CARRERA REAL. Sarah Ferguson y su hija, la princesa Beatriz, de 'footing' por Sotogrande. / J.-L.

cristina gonzález

Hay que tener valor. Agosto y treinta y picos grados a la sombra. Para derretirse. El que no lleva el aire acondicionado a tope de revoluciones se resguarda en alguna cafetería ventilada y alarga el refresco hasta convertirse casi en parte del mobiliario. En verano no hay más deporte que el 'espeting' (el de las sardinas), el 'tinting' (el del caldo con gaseosa) y el 'destaping' (ir ligerito, sin cruzar la frontera del escándalo público, para esquivar la canícula que hace parada y fonda por estas fechas). Pero las excepciones y las rarezas, esas que confirman la regla, siempre existen y hasta puede que por sus venas corra la sangre azul, aunque a estas alturas estará, cuanto menos, hirviendo.

Sólo así se explica que la duquesa de York, Sarah Ferguson, mantenga su rutina de echarse una carrerita todos los días para poner a raya los kilos en los días de más calor del año y que arrastre a su hija la princesa Beatriz, que aguanta estoica la media maratón por las calles de la urbanización Sotogrande. Con paso firme. Fergie, ex mujer del príncipe de Inglaterra, instalada desde hace días en familia en este rincón gaditano, vuelve a desempolvar sus zapatillas deportivas y los pantalones de ciclista (o 'coulotte', que no culote, Díos me libre de meterme con su trasera).

Obesidad a raya

Bien pensado, si su última ocupación conocida es asesorar en nutrición a familias británicas con problemas de obesidad a través de la pequeña pantalla, igual lo de levantar polvo un rato cada día va en el sueldo. Predicar con en el ejemplo para que no se la tomen a chufla. Que para bromear un rato me quedo con la camiseta de la nieta de la reina Isabel de Inglaterra. Cuerpo de Mickey, cabeza de princesa. Ratón de rancio abolengo. Si Disney levantara la cabeza...