Los pescados al espeto cautivan con su sabor

Las sardinas dejan hueco en la leña a lubinas, lenguados o calamares

CRISTINA GONZÁLEZ
MARBELLA. El chiringuito La Ola está en pleno centro de Marbella, en el paseo marítimo. / J-LANZA/
MARBELLA. El chiringuito La Ola está en pleno centro de Marbella, en el paseo marítimo. / J-LANZA

No sólo de sardinas vive el espeto. Esta particular forma de cocinar este pequeño pescado azul, tan tradicional de la costa malagueña, se convierte además en una arma preciada para mantener el sabor de otro tipo de pescados, que se cocinan al calor directo del fuego, sin ningún artificio, y que sorprenden y cautivan a los clientes por el resultado. El chiringuito La Ola, en pleno centro de Marbella, en la playa de La Fontanilla, atesora una de sus especialidades en una variada oferta de pescados al espeto que va desde las conocidas sardinas a la lubina, la dorada, el lenguado, el pargo, las gambas e incluso los calamares.

Cocinados con su propio jugo y con el aroma impregnado de la leña, el resultado sale a pedir de boca. Otras opciones pasan por la parrillada de pescado o la mariscada, así como por la tradicional paella, el arroz con bogavante o el arroz caldoso. El precio medio del cubierto oscila entre los 15 y los 20 euros, lo que aunado con la calidad de la materia prima le convierten en uno de los favoritos para la clientela local.

Con capacidad para 40 comensales, este establecimiento abre todos los días de diez de la mañana a doce de la noche y completa además su oferta gastronómica con una decena de hamacas colocadas a pie de playa para los que quieran hacer la digestión a la 'fresquita', bajo una sombrilla.