El gerente del Clínico apuesta por evitar errores y por ampliar el hospital

Martín Vázquez asegura que sus objetivos son mejorar la seguridad de los pacientes y ofrecerles una mejor atención contra el dolor

ÁNGEL ESCALERA
GERENTE. Martín Vázquez quiere un hospital más amable. / M. SÁNCHEZ/
GERENTE. Martín Vázquez quiere un hospital más amable. / M. SÁNCHEZ

Ofrecer una mejor atención a los pacientes, en la que se reduzcan los posibles errores, y culminar las obras de reforma y ampliación del Hospital Clínico Universitario son los principales retos que se marca el nuevo gerente del centro, José Manuel Martín Vázquez. Así, considera prioritario ofrecer una mayor seguridad a los enfermos ingresados, garantizándoles tanto los tratamientos más adecuados, como su integridad física. Junto a ello, el gerente apuesta por atender de forma integral a los pacientes con dolor crónico o agudo.

«Espero que este hospital sea líder por tratar con amabilidad, afabilidad y dando mucha información a los ciudadanos. Pretendo que seamos el hospital amable que quieren los enfermos para hacerles su estancia más agradable», afirmó ayer.

Martín Vázquez indicó que mejorar la información que se da a los pacientes, reducir las complicaciones postquirúrgicas, evitar posibles errores en la asistencia y ofrecer los tratamientos más idóneos es algo irrenunciable.

Asimismo, pretende desarrollar proyectos que conecten más al Clínico con la sociedad malagueña y en los que se impliquen la Universidad, empresas e instituciones. «Se trata de dar respuestas éticas a las necesidades que demanda la sociedad», dijo.

Martín Vázquez defiende un modelo que otorgue mayor autonomía a los pacientes para que tengan más posibilidades de tomar decisiones cuando estén en el hospital. A ese respecto, se contará con la colaboración de asociaciones vecinales y de usuarios.

Obras de la torre A

El gerente subrayó que el hospital dispone este año de 14,6 millones de euros asignados para obras y equipamientos. Gran parte de ese dinero será para la reforma y ampliación de la torre A. Las obras comenzarán a finales de verano, con un plazo de ejecución de 27 meses. Con esa actuación se ganarán 4.000 metros cuadrados para uso sanitario. Las obras permitirán sustituir las habitaciones cuádruples por otras dobles o individuales. Hay previstas 48 individuales y unas cien dobles, con lo que habrá en torno a 245 camas. Algunas de las habitaciones individuales tendrán un tamaño amplio por si en un momento dado hay que darles un uso doble.

Debido a esas obras, diversas consultas se trasladarán durante ocho meses del patio azul en el que están ahora al centro de especialidades San José Obrero (Barbarela), al Hospital Marítimo de Torremolinos y a otras dependencias del propio Clínico.

Por otro lado, Martín Vázquez afirmó que no va a hacer cambios en su equipo de dirección, al que le ha concedido su confianza.