Eufemismos sobre el tercer hospital

ANTONIO BENÍTEZ LEIVA

SE está hablando mucho, de nuevo, sobre la necesidad, o no, de construir un nuevo hospital en Málaga capital.

Tercer hospital, ampliación del Hospital Civil, nuevos Shares, etc, son formas de nombrar una realidad que reclama, por unanimidad, la sociedad malagueña.

La realidad en cuanto a la disponibilidad de camas hospitalarias en Málaga con respecto al Hospital Carlos Haya no es otra que, desde el año 1980, año en que se inauguró el hospital Materno Infantil, han ido desapareciendo continuamente camas en Carlos Haya.

El Pabellón B, 'el nuevo' tiene tres alas por planta. Pues bien, desde que se inauguró el Materno infantil el ala centro ha sido ocupada por despachos y oficinas y han desaparecido todas las camas que estaban disponibles en este ala. Actualmente en ninguna de las alas centro de las seis plantas del citado pabellón existen camas.

Con la inauguración de la UCI, y con su posterior ampliación, igualmente desaparecieron camas en el P.B. Posteriormente con la ampliación de Quirófanos y de la Unidad de Quemados han desaparecido camas del ala izquierda. Más tarde Hemodinámica y la expansión de Cardiología provocaron que desaparecieran las camas del ala Izquierda de la 2ª planta. Actualmente las salas de trabajo de las plantas de encame y las salas de visita de familiares han restado camas en las distintas plantas que quedan disponibles en el Pabellón B.

Del Pabellón A podríamos decir algo de lo mismo. Cada vez más son necesarios despachos, oficinas y áreas de diagnóstico, que desplazan los espacios que antiguamente ocupaban las camas.

En consecuencia la ampliación de camas que suponía la inauguración del Materno ha quedado mermada por el paso del tiempo y por la necesidad, de dar, cada vez más, respuesta a la ocupación de despachos, áreas de diagnóstico y trabajo del pabellón general A y B de Carlos Haya.

Cuando el Hospital Cruz Roja fue cedido a Carlos Haya se amplió la disponibilidad de camas del hospital en 120. A partir de aquí, con el paso del tiempo, se han ido restando camas de Cruz Roja hasta su desaparición. Primero se creó el Centro de Salud Ciudad Jardín y el Hospital Cruz Roja pasó de 120 a 70 camas. Con la utilización de áreas de despacho y trabajo la Cruz Roja se quedó con 50 camas disponibles. La reforma propuesta para el hospital Cruz Roja, motivo, por «Problemas estructurales del edificio» que se cerrase y se clausurara definitivamente, con lo que las 120 camas de la Cruz Roja se fueron al garete.

El hospital Civil, que inicialmente supuso un desahogo de camas para Carlos Haya cuando fue cedido por la Diputación Provincial a Carlos Haya, igualmente ha sufrido por el paso del tiempo una merma continua en el número de camas disponibles. Nuevos quirófanos, nuevo gimnasio, nuevas áreas de consulta, diagnósticos, laboratorios, despachos, etc. Y como colofón, la ocupación de camas por parte los pacientes de Cruz Roja cuando se cerró éste, lo que supuso que el número de plazas de encame para patología general en el Civil fuese inexistente.

En definitiva, si la población de Málaga, desde el año 80 ha crecido notablemente, si los flujos migratorios han incrementado la población flotante y el aumento del turismo provoca que en los meses de verano la población de Málaga se duplique, entonces, ¿de qué estamos hablando? Sencillamente estamos hablamos de que en Málaga hacen faltan camas hospitalarias.

Otro factor importante y que debemos tener en cuenta es la cada vez más súperespecialización del Hospital Carlos Haya: Cirugía maxilofacial, Cirugía Plástica, Cirugía Cardiaca, Neurocirugía, Trasplantes, Alta especialización de las especialidades médicas e innumerables áreas de estudios y pruebas diagnósticas innovadoras en Medicina. Esta circunstancia ha provocado que la atención de la patología general en Carlos Haya esté cada vez más arrinconada por el continuo crecimiento de la súperespecialización.

En conclusión: si como he comentado, el tiempo ha hecho que cada vez más se vayan perdiendo camas en Carlos Haya y el crecimiento de la súperespecialización como hospital Regional Universitario hace que cada vez esté más arrinconada la patología general es evidente -llamémoslo como lo llamemos-, que hace falta para Málaga capital que se cubra el número de camas suficientes para la población y que dé respuesta a esa tan discutida lista de espera en todas y cada una de las especialidades médicas. La población de Málaga ha crecido notablemente, los flujos migratorios han incrementado la población flotante y el aumento del turismo provoca que en los meses de verano la población de Málaga se duplique

Fotos

Vídeos