Un tercer equipo de radioterapia permitirá que Carlos Haya pueda atender a 75 pacientes al día

El nuevo acelerador de electrones facilitará que se ofrezca una mejor asistencia a enfermos que tienen un cáncer La mitad de las personas que sufren un tumor logran curarse con estos tratamientos oncológicos

ÁNGEL ESCALERA
EQUIP0S. Se revisan a diario para garantizar la seguridad. / SUR/
EQUIP0S. Se revisan a diario para garantizar la seguridad. / SUR

El Hospital Regional Carlos Haya dispondrá en unos meses de un tercer acelerador lineal de electrones para dar tratamientos de radioterapia a enfermos de cáncer. El concurso de adjudicación del equipo se hará en breve con la finalidad de que las obras de instalación estén acabadas a finales de año y el acelerador empiece a funcionar a principios de 2009. Este hecho permitirá pasar de atender a 50 pacientes diarios, como ahora, a unos 75, según dijo ayer a este periódico el jefe del servicio de oncología radioterápica, Ismael Herruzo.

La adjudicación de este tercer equipo de radioterapia de Carlos Haya se encuadra dentro de las actuaciones previstas en el Plan Integral de Oncología 2007-2012 de la Consejería de Salud. Entre los objetivos de esa iniciativa está mejorar la supervivencia y calidad de vida de los pacientes con tumores. Para ello, se busca adecuar la oferta de los servicios sanitarios a las necesidades reales de la población.

El doctor Herruzo indicó que los tratamientos de radioterapia logran la curación de la mitad de los enfermos. Con frecuencia, la radioterapia se combina con la quimioterapia con la finalidad de conseguir mejores resultados.

Los tumores más frecuentes que son tratados con radioterapia en el Hospital Carlos Haya son los de mama, pulmón, ginecológicos, próstata, los localizados en el área de la cabeza y el cuello, los de recto y los cerebrales, explicó el doctor Herruzo. El acelerador lineal emite radiaciones ionizantes cuyo objetivo es evitar que el tumor se extienda a otras zonas del organismo del paciente.

En los 20 años de funcionamiento de la oncología radioterápica del Hospital Regional Carlos Haya (se puso en marcha en 1988), casi 26.000 pacientes han recibido asistencia. Aunque todos los tratamientos se eligen de forma personalizada, la incorporación de los aceleradores lineales y la dosimetría clínica tridimensional ha permitido una mejor tolerancia de las terapias con radioterapia, lo que supone unos resultados más efectivos para el control local de la enfermedad, mayor supervivencia y más calidad de vida de los pacientes.

Braquiterapia

Otro avance en la lucha contra el cáncer fue la apertura, en febrero de 2002, de la unidad de braquiterapia de alta tasa para el tratamiento de tumores ginecológicos (útero y cuello de útero), urológicos (próstata), pulmonares (bronquios) y del aparato digestivo (esófago y recto). Una de las ventajas de la braquiterapia es que puede aplicarse de forma ambulatoria, sin que sea necesario hospitalizar al enfermo, lo que facilita que mantenga el vínculo con su entorno social y familiar.

La unidad de oncología radioterápica, el servicio de oncología médica y el hospital de día forman la unidad clínica de gestión de oncología clínica. Los profesionales de radioterapia trabajan en estrecha coordinación con la unidad de radiofísica hospitalaria de Carlos Haya para conseguir el diagnóstico y tratamiento de pacientes con un tumor. De ese modo, se forma un completo equipo multidisciplinar integrado por médicos, físicos, médicos residentes, físicos residentes, enfermeros, técnicos especialistas, administrativos y personal subalterno.