Siete guardias civiles malagueños, víctimas mortales del terrorismo

Los agentes fueron asesinados en atentados perpetrados por ETA y el GRAPO entre los años 977 y 986

A. ROCHE G. MARTÍNEZ

Seis guardias civiles nacidos en la provincia de Málaga y otro afincado en ella desde su niñez han perdido sus vidas en ataques terroristas de ETA y el GRAPO, según informa la página web de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). Los agentes de la Benemérita fueron asesinados entre 1977 y 1986 en atentados perpetrados en Madrid, País Vasco y Barcelona.

«Me duele el alma. Os juro que mi dolor es sincero, mis ojos se inundan desde los adentros, mi corazón llora de pena, de dolor y rabia». Así se expresa el secretario provincial del citado colectivo Antonio Gaspar Jurado.

Por su parte, la delegada en Málaga de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ester Aguayo, informó anoche de que 64 personas vinculadas con Málaga -nacidas o residentes en esta provincia- han sido víctimas de la barbarie etarra, de ellas 36 son guardias civiles.

El padre de Ester Aguayo, guardia civil, fue tiroteado en 1984 mientras registraba un piso franco en Hernani. Recibió doce impactos de bala y se arrojó desde una tercera planta para huir de aquel infierno. Afortunadamente, salvó la vida. «Está vivo. Es un milagro», dijo. Explicó que en esos momentos es muy importante la ayuda del entorno familiar de la víctima. «La primera reacción es que no te lo crees, piensa que se han equivocado de persona, pero luego lo vas asumiendo en un estado de 'shock'», manifestó la delegada en Málaga de la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

Su experiencia le hace afirmar que con el tiempo «llegas a perdonar, pero no lo olvidas nunca», subrayó en la concentración celebrada anoche en Málaga.