El cine Albéniz cierra después de seis décadas para convertirse en teatro

El Ayuntamiento aplica la expropiación el edificio por 6,1 millones de euros El domingo ofrecerá los últimos pases

A. J. LÓPEZ
DESPEDIDA. El espacio de la calle Alcazabilla ha mantenido hasta el final su apuesta por el cine independiente. / FERNANDO GONZÁLEZ/
DESPEDIDA. El espacio de la calle Alcazabilla ha mantenido hasta el final su apuesta por el cine independiente. / FERNANDO GONZÁLEZ

El domingo no se clausura el último bastión del cine independiente. Tampoco cierra sus puertas la única sala privada del caso antiguo. El domingo, poco después de la medianoche, se despide una forma de entender el ocio. Una fórmula que tenía como ingredientes el paseo, la charla, una caña o un café, quizá tapas y una buena película. Con el cine Albéniz, los malagueños pierden una manera de relacionarse con su propia ciudad.

El recoleto espacio de la calle Alcazabilla echa el cierre después de seis décadas de apuesta por el buen cine. Sólo hay que mirar su cartelera para los días que le quedan por delante: cuatro películas y ninguna gran producción 'made in USA'. El Albéniz se ha mantenido fiel a su filosofía hasta el final, contra el viento y la marea que llevan al público mayoritario hacia las grandes cadenas con decenas de salas vinculadas a un centro comercial.

Pese a la nostalgia que genera la noticia, la del Albéniz era la crónica de un cierre anunciado. A finales del año pasado, el Ayuntamiento anunció su intención de expropiar el edificio por 6.107.280 euros. El pasado día 8, los propietarios recibieron la notificación municipal que les requiere la entrega del inmueble el próximo día 27. Para cumplir el plazo han decidido cesar su actividad este domingo, aunque el acuerdo contemplaba en principio que el cine podía seguir funcionando hasta que comenzaran las obras de reforma.

Justo a ese asunto se refirió ayer el concejal de Urbanismo, Manuel Díaz, al matizar que, aunque el edificio pase a manos municipales, el Ayuntamiento no tiene «ningún interés» en cerrar el cine hasta que no se termine de redactar el proyecto de rehabilitación. Sin embargo, el propio Díaz añadió que ayer no había tenido ocasión de comunicar al propietario la posibilidad de prolongar la actividad, algo que esperaba hacer en la jornada de hoy.

Los planes del Ayuntamiento pasan por convertir el Albéniz en un teatro. Al menos su sala principal situada en la primera planta. Según ha podido confirmar SUR, el proyecto municipal para rehabilitar el edificio contempla en la zona superior del inmueble una sala con 350 butacas, si bien el uso de la planta baja está todavía por concretar.

Un nudo en el estómago

El encargado del Albéniz, Juan Reina, no puede evitar «un pellizco en el estómago» al hablar del cierre. Reina mantiene viva en la memoria la decoración gótica que colocaron en el vestíbulo para ambientar el estreno del 'Drácula'. También cuando el Albéniz proyectó «en exclusiva en Málaga» las andanzas de Terminator.

Son más de 25 años como responsable de una sala que vivió su época dorada entre los años 60 y 70 con las proyecciones exclusivas de 'Lo que el viento se llevó' o 'Ben Hur'. Un espacio que gozó de una segunda juventud en los años 90 con la Cinemateca Municipal.

Los propietarios del Albéniz descartan seguir en el negocio en otro lugar. Han llegado a un acuerdo con los trabajadores. Y Juan Reina se resigna: «Sólo me quedan cinco días para ver cómo surge la magia en este lugar».

Fotos

Vídeos