Fernando Cámara: «La oportunidad ha llegado en el momento justo»

El diestro, fuengiroleño de adopción, reaparece hoy en un pueblo de Valencia con ilusión. «Si pasa dos o tres años después hubiera dicho no», dice sobre el ofrecimiento de Víctor López

ANTONIO ROCHE
CÁMARA. Sacando la espada a un toro en Málaga. / RAFAEL DÍAZ.EFE/
CÁMARA. Sacando la espada a un toro en Málaga. / RAFAEL DÍAZ.EFE

El mundo del toro de Málaga está hoy pendiente de la reaparición de un torero jiennense que, desde hace muchísimos años, reside en Fuengirola. Casi cinco años después, vuelve esta tarde a vestirse de luces. Será en Bocairente (Valencia), con un cartel de lujo.

¿Cuál fue la última vez que se vistió de luces?

En 2003. En la Feria de Málaga.

¿Pero se llegó a despedir formalmente de los ruedos?

No, no lo hice. Dejé de torear porque abandoné el entrenamiento por obligaciones de trabajo. Y al ver que no estaba en condiciones, decidí no torear. La prensa sí se hizo eco de que dejaba de torear.

¿Cómo surge la vuelta a los ruedos?

Era algo que no me lo había planteado. Estando en Vista Alegre, con los niños de la Escuela Taurina de Málaga, hablé con Víctor López Caparrós para que ayudara a uno de los chicos que tiene muchas posibilidades. Sin embargo, él se ofreció a apoderarme. Me preguntó si mi intención era reaparecer porque me veía posibilidades.

Y usted le dijo que sí.

Le dije que lo tenía que pensar. Que necesitaba un tiempo de entrenamiento y verme a mí mismo. Pasado un tiempo le llamé y le dije que me encontraba bien.

¿Cuántas corridas toreará este año?

No hay un número determinado que nos obligue a los dos. Pero pensamos que pueden ser diez o doce corridas, dependiendo un poco de mi reaparición. Víctor me ha dicho que esta temporada será la del reencuentro con el toro, con el público, y el año que viene haremos una campaña más en firme.

¿Toreará en la Feria de Málaga?

Creo que ya ha habido algunas conversaciones, pero es algo que no me preocupa porque lo lleva mi apoderado. El tiempo lo dirá. Eso dependerá del día a día. Lo va a ir marcando cada corrida.

O sea, que la primera prueba de fuego será hoy, en Bocairente, ¿no?

Sí, es muy importante. Es un cartel muy bueno, con El Cordobés y César Jiménez, y toros de Torrejandilla. Hay gente pendiente de lo que haga en mi reaparición.

¿Qué terno lucirá?

Uno azul celeste y oro.

¿Qué cuadrilla le acompañará esta temporada?

Como mozo de espadas viene Victorino Peña, que tiene una larga trayectoria. Empezó conmigo y luego ha ido con Ortega Cano y otros toreros. Como picadores van Tomás, de Málaga, y Paquito, de Sevilla. Y a pie están fijos Juan de Pura y Jesús Márquez, y un tercero que lo pone el apoderado.

Se le ve pletórico.

Me encuentro muy bien. He toreado en el campo y me he encontrado muy a gusto.

¿Ha madurado más en este tiempo alejado de los ruedos?

Bueno, el oficio lo tenía ya aprendido. Luego debes de tener la suerte de entrar en el circuito y encontrar a una persona de confianza.

¿Esa es Víctor López Caparrós?

Hemos encajado muy bien. Es una grandísima persona, y además tiene buen 'bajío'. Todos los toreros que ha llevado han tenido interés: Alfonso Romero, Salvador Cortés, Aparicio... Él está muy ilusionado con verme ya ante el toro.

Le ha llegado una oportunidad casi inesperada.

Y además en el momento justo, porque dos o tres años después hubiera dicho no.

¿Seguirá siendo director de la Escuela Taurina de Málaga?

Sí, lo voy a compatibilizar. Este tiempo que he estado al frente de la escuela, al tiempo que enseñaba a los niños, también he aprendido yo. He cogido más madurez con ellos.

Fotos

Vídeos