De Cenicienta a Blancanieves

El escultor Miguel Ángel Muñoz crea estos días en su taller las siete figuras en bronce que exhibirá el futuro parque de los Cuentos

TEXTO Y FOTO: M. J. CRUZADO FUENGIROLA
FLAUTISTA DE HAMELIN. Muñoz, con el armazón de la obra. / M. J./
FLAUTISTA DE HAMELIN. Muñoz, con el armazón de la obra. / M. J.

MIGUEL Angel Muñoz está ilusionado con el encargo. En los próximos meses deberá realizar siete esculturas en bronce de dos metros de altura que recreen los personajes de la literatura infantil más conocidos por los niños para el futuro parque de los Cuentos del municipio: Cenicienta, Blancanieves, el Lobo Feroz, el Gato con Botas, el Flautista de Hamelin, Caperucita Roja, y el Ratoncito Pérez. Este último ya se encuentra en una fundición de Sevilla para que bañen su cuerpo de barro en bronce. Cada uno de ellos protagonizará una de las siete áreas temáticas del parque que girará en torno a los cuentos infantiles de siempre.

Muñoz explica que todas las esculturas están pensadas «para que los niños puedan jugar con ellas». Así, el Ratoncito Pérez exhibirá un gran collar de dientes en el cuello, el Flautista de Hamelin su característica flauta, el Lobo Feroz aparecerá soplando la casa de los Tres Cerditos... Estos días también crea en su taller varias viñetas en cera y madera que recrean fragmentos de otros tres cuentos infantiles, el Patito Feo, la Ratita Presumida, y Aladino y la lámpara maravillosa. Además, elaborará figuras de papiroflexia realizadas en poliéster que recorrerán el lago que albergará el parque. «Se va a recrear un mundo de fantasía. Quiero terminar todas las esculturas para octubre. Me hace muchísima ilusión porque mi obra siempre ha girado en torno al mundo infantil y porque quiero que mis propios nietos disfruten con mis creaciones», apunta Muñoz, que además de escultor, es mago y propietario de una de las colecciones de instrumentos musicales infantiles más importantes del mundo, con más de 2.000 piezas en su haber.

Es, además, el creador de obras tan emblemáticas en Fuengirola como el monumento a la Peseta, la escultura de la plaza Isabel Pantoja, o la de López Yebra. Estos días, su taller se ha trasladado al país de las maravillas para recrear el mundo de los cuentos infantiles que cobrarán vida en un parque de 25.000 metros cuadrados de pura fantasía.