El escándalo por la evasión de impuestos vía Liechtenstein ya afecta a España

Francia, el Reino Unido, EE. UU. y otros cinco países se unen a la investigación sobre una posible evasión de impuestos a gran escala

COLPISA

La justicia alemana anunció ayer que ya ha registrado los domicilios de más de 160 sospechosos, dentro de una gigantesca investigación sobre fraude fiscal vía Liechenstein abierta hace una semana y que se internacionaliza cada día. De hecho, afecta ya a diez países, entre los que se encuentra España, según confirmó en las últimas horas la Agencia Tributaria, que en un breve comunicado señala que «está analizando información sobre ciudadanos españoles» incluidos en las listas de cuentas y depósitos bancarios del citado Principado «usados presuntamente para la evasión y el fraude fiscal».

El fiscal de la localidad de Bochum, Hans-Ulrich Kruck, que dirige la investigación en Alemania, informó que los servicios tributarios de su país ya recuperaron unos 27,8 millones de 91 contribuyentes que reconocieron su fraude tras ser descubiertos, así como de otras 72 personas que confesaron el delito voluntariamente para librarse de una pena de prisión. «La cantidad recuperada crece cada día», afirmó Kruck, si bien aún se está algo lejos del objetivo de 200 millones fijado para esta primera oleada de detenciones y registros. En total, unos 1.000 ricos alemanes, entre ellos varias «personalidades», son sospechosos de haber defraudado hasta 4.000 millones, invertidos en fundaciones del principado europeo de Liechtenstein donde los impuestos casi no existen.

También el fisco sueco hizo saber en las últimas horas que está investigando a unos 100 ciudadanos que tienen cuentas en ese pequeño Estado europeo y que podrían haber cometido un fraude fiscal, según el director del Tesoro Público, Mats Sjostrand.

Dimensión mundial

Suecia forma parte de un grupo de nueve países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que «recibieron y estudian informaciones sobre cuentas en Liechtenstein», según se reconoció desde Hacienda. En él están incluidos Gran Bretaña, Francia, Italia, Canadá, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y España que, según la Agencia Tributaria, «están trabajando de manera coordinada». Por su parte, las autoridades estadounidenses anunciaron que investigan a «más de cien contribuyentes» sospechosos de fraude fiscal a través de Liechtenstein y el gobierno australiano confirmó que está haciendo lo mismo con otros 20 contribuyentes sospechosos del mismo delito.