Demanda a un hospital tras perder un pecho por un supuesto error en una mamografía

La mujer estima que se enteró tarde del cáncer porque en 2005 le dijeron que el resultado era normal, pese a que asegura que la placa salió velada

JUAN CANO
AFECTADA. Antonia Moreno, junto a su marido (izquierda) y su abogado. / CARLOS MORET/
AFECTADA. Antonia Moreno, junto a su marido (izquierda) y su abogado. / CARLOS MORET

Desde su cuarenta cumpleaños, Antonia Montero venía sometiéndose a una mamografía cada año. Todas dieron un resultado normal. O al menos eso fue lo que -asegura- le dijeron a ella. En 2006, tras una nueva prueba, le diagnosticaron microcalcificaciones en el pecho izquierdo y, posteriormente, le informaron de que padecía un carcinoma intracanicular. Cáncer.

Con 55 años, perdió el pelo por el efecto de la quimioterapia y han tenido que extirparle una mama. Aunque el daño ya está hecho, ella considera que, en gran parte, se podría haber evitado si le hubiesen repetido la mamografía que se hizo en 2005 en la clínica Salus de Benalmádena. Antonia ha presentado una demanda al hospital por un supuesto error médico, ya que, según el escrito que ha entregado en el juzgado, la prueba que le hicieron ese año salió velada y, pese a ello, le informaron de que el resultado era normal.

Según la demanda presentada por la mujer, a la que asiste el abogado José Ignacio Francés, «como consecuencia de la negligencia médica, la paciente tuvo un conocimiento tardío de su patología; esto dio lugar a la extirpación de dicha mama y de 17 ganglios auxiliares».

Informe

Estas tesis se apoya en un informe de un especialista en daño corporal, así como en las impresiones del médico que le detectó el cáncer. El doctor le pidió las placas de 2005 porque -según la demandante- consideraba extraño que no detectaran las microcalcificaciones para lo avanzada que estaba la enfermedad. Cuando el médico vio esa mamografía, preguntó cómo «era posible que no se la hubieran repetido, si no habían tenido posibilidad alguna de diagnóstico de esa mama», ya que salió velada. «Mi clienta, desconcertada, dijo que lo único recibido fue una llamada donde le comentaban que todo era normal».

Por todo esto, solicitan una indemnización de 52.638,28 euros, en concepto de la mastectomía (12.633 euros), el daño estético (7.125) y los días de baja, desde octubre de 2006 (28.094 euros).

Por su parte, el gerente de la clínica Salus, Antonio Campos, explicó que han puesto toda la información médica a disposición del abogado del centro sanitario para que sea la Justicia la que determine si existe o no responsabilidad en el caso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos