La nueva estación de San Andrés estará terminada para finales de 2008 o enero de 2009

Las obras se enmarcan en los trabajos de integración del ferrocarril dentro de la construcción del túnel con vías de ancho convencional

E. PRESS
La ministra mira las imágenes del proyecto. / Francis Silva/
La ministra mira las imágenes del proyecto. / Francis Silva

La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, afirmó hoy que la nueva estación del barrio de San Andrés, en la capital malagueña, que cuenta con un presupuesto de 12 millones de euros, estará lista para finales de 2008 o enero de 2009. Con esta actuación se daría por finalizada la integración del ferrocarril en Málaga. Esta nueva infraestructura quedará integrada dentro del túnel con vías de ancho convencional que se construye en estos momentos para completar estas obras de integración.

Alvarez concretó que el barrio de San Andrés "ha sido el más perjudicado con las obras de la Alta Velocidad, así que intentamos compensar lo que había previsto para él con un edificio emblemático que va a servir para promover nuevas actividades y para tirar de su progreso".

Afirmó que el edificio destaca por su "gran funcionalidad y su accesibilidad". "Es una infraestructura más que ponemos al servicio de las Cercanías en Málaga como un proyecto que va a tener su continuidad en el futuro, porque nuestros planes están para mejorar y ampliar los servicios del Cercanías en Málaga", subrayó.

También informó de que esta nueva estación, frente a la actual de 40 metros cuadrados, "va a suponer una nueva oportunidad para este barrio y una oferta más atractiva", señaló. Según afirmó el director de la línea del AVE-Sur, Alfonso González, estas obras "darán dignidad a esa zona".

La futura estación, que dará cobertura a las dos líneas de Cercanías existentes en Málaga --la C-1 hasta Fuengirola y la C-2 hasta Alora-- responde a los requerimientos y condicionantes de localización y emplazamiento dentro de la red de Cercanías y se enmarca dentro de las obras de soterramiento del acceso de la línea del AVE Córdoba-Málaga.

González concretó que ésta es una estación que tiene dos bocas de entrada, una desde San Andrés y otra situada a 200 metros que da al Recinto Ferial.

La estación ha sido diseñada como pasante compuesta por dos edificios-apeaderos, situados en los extremos de los andenes, con una superficie total de 3.160 metros cuadrados. La edificación consta de tres plantas: una a cota de andenes, de 360 metros cuadrados; otra como planta baja a cota de vestíbulo, de 1.800 metros y una planta primera de 1.000 metros cuadrados. En cuanto a la urbanización, se ha dejado una superficie de 7.600 metros cuadrados para ésta.

Los dos edificios están separados entre sí por unos 160 metros, distancia coincidente con la longitud útil del único andén que dará servicio a las dos vías de ancho convencional. La cota inicial a la que se sitúan los edificios está por encima de las vías y andenes y se encuentran a cota de calle.

Cada edificio-apeadero se organiza en torno a dos volúmenes pétreos paralelos a las vías, separados entre sí y protegidos bajo una misma cubierta. Uno alberga las dependencias inherentes a una estación ferroviaria --taquillas, locales comerciales, control, aseos y despachos-- y el otro contiene instalaciones propias del edificio y de la infraestructura.

La comunicación desde la calle con la planta del vestíbulo y la zona de andenes queda garantizada por medio de escaleras fijas, mecánicas y ascensores. Estos volúmenes se materializan en dos grandes piezas pétreas horadadas. Entre ambos volúmenes se sitúa el vestíbulo de la estación, un gran espacio de doble altura, que se ofrece como lugar de encuentro, espera y esparcimiento a modo de calle interior.

Además, la gran cubierta ligera garantiza la debida protección frente a la radiación solar directa, generando sombra. Los frentes acristalados este y oeste del vestíbulo se retranquean hasta seis metros respecto del borde de la cubierta. Estas dos fachadas están compuestas a su vez por dos capas de vidrio separadas, funcionando como cámara de aire que aísla térmicamente y que permiten la ubicación de unas pasarelas que comunican las dos piezas pétreas.

Estas obras suponen la construcción de un túnel artificial para el soterramiento de las vías de unos 1.932 metros de longitud. Este túnel está divido a su vez en dos en toda su longitud, provistos ambos de doble vía, capaces de canalizar el tráfico ferroviario de Alta Velocidad, así como el existente de vía convencional, que quedará integrado en el planeamiento urbanístico previsto.

Con la entrada en servicio del túnel que cuenta con vías de ancho intencional, el 23 de diciembre de 2007, las obras se desarrollan en la construcción del túnel con vías de ancho convencional. Para ello, las vías de ancho convencional en superficie de entrada en Málaga se reubican sobre la losa del túnel de ancho internacional. Así, se deja libre el terreno necesario para desarrollar las mencionadas obras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos