Trabajadores de Cepsa y amigos del Sáhara

Un auditorio entregado aplaudió y jaleó las intervenciones de los socialistas

S. R. LARA
CONVINCENTE. Así estuvo ayer el presidente en el pabellón de Algeciras y gustó al auditorio./
CONVINCENTE. Así estuvo ayer el presidente en el pabellón de Algeciras y gustó al auditorio.

Varios colectivos aprovecharon la visita a Algeciras del presidente del Gobierno y candidato socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, para hacer oír sus reivindicaciones. Fuera del pabellón, medio centenar de trabajadores de la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa clamaron por «un convenio justo» y por su «derecho a la huelga» en unos momentos tan complicados.

Más tarde, a lo largo del discurso de Zapatero, unas diez personas desplegaron una pancarta para dejar claro que «el Sáhara ni se compra ni se vende» y pedir que se respeten los derechos del pueblo saharahui. Si bien la organización les retiró las pancartas, poco después sacaron otra. Miembros de seguridad volvieron a quitarla y fue entonces cuando los miembros de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui del Campo de Gibraltar abandonaron el pabellón.

Los discursos de los socialistas repasaron los logros de esta legislatura y criticaron duramente el papel de los últimos cuatro años del Partido Popular en la oposición.

El auditorio algecireño se entregó en sus aplausos y sus consignas de apoyo y jalearon todas las intervenciones. Los candidatos, por su parte, agradecieron el cariño de la comarca y pidieron el voto para el socialismo. EL Pabellón Municipal de Deportes 'Ciudad de Algeciras' estaba ya casi a reventar una hora antes de que el protagonista llegara. Más de 4.000 personas llenaron el recinto dispuestos a apoyar al candidato socialista. Tampoco quiso faltar nadie de la ejecutiva comarcal y provincial del partido, que se unió como nunca para acoger al presidente del Gobierno que, por primera vez, visitaba Algeciras.

Bajo el lema 'Motivos para creer', un centenar de jóvenes llenaban el fondo del escenario, como ya es tradicional en este tipo de actos. Sin duda fueron los que más jalearon y hasta hicieron la ola en varias ocasiones.

El público, de todas las edades, aunque primaba la media de los cincuenta, se hizo con banderas con la rosa del partido socialista que no dejó de blandir durante todo el mitin. La mayoría era de la comarca campogibraltareña, pero no faltaron los compañeros de otros municipios de la provincia, como Chipiona, Barbate, Vejer, Medina Sidonia o Jerez.

Pancartas de apoyo a los candidatos socialistas llenaban también el pabellón. La más original, la de los vecinos del Valle del Guadiaro, que nombraban a su pueblo 'Zan Roque, con Z de Zapatero'.

Los asistentes, durante la espera, se entregaron al debate político y, en corrillos, no faltaron los comentarios sobre la propuesta del Partido Popular del polémico contrato de inmigración. Aasiyah, que acudió al mitin con el velo, afirma sentirse «indignada» con esta iniciativa. Marcela, de Perú, señalaba que «si pudiera votar, mi apoyo sería para Zapatero».

Mario y Marcos, de Chipiona, afirman que el gran avance de esta legislatura ha sido la ley del matrimonio homosexual, y aunque todavía no piensen en casarse, «ahora por fin podemos hacerlo».

En otros foros, se hablaba también del peligro de la abstención, la polémica de Gallardón y los nuevos modelos de familia.

Ovación

Tras dos falsas alarmas, en las que el público se puso en pie y comenzó a aplaudir pero no llegó nadie, por fin se produjo el gran momento. Pasadas las 20 horas, y con media hora de retraso, hizo su entrada el candidato socialista y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado del candidato al Congreso de la provincia de Cádiz, Alfredo Pérez Rubalcaba, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y el presidente de la ejecutiva provincial, Francisco González Cabaña.

Banderas en alto, aplausos, gritos de 'Presidente', palmas con ritmo de tres por cuatro, como es costumbre en la tierra, y piropos («la verdad es que es más mono que Rajoy», comentaban algunas) llenaron el pabellón de deportes algecireño.

Durante cinco minutos, con besos y saludos a los más cercanos, subida al escenario de Rodríguez Zapatero, Rubalcaba y Chaves, y apretones de manos a compañeros de la comarca en primera fila, los aplausos y las consignas de apoyo a los candidatos socialistas no cesaron.

La primera en tomar la palabra fue la concejal y presidenta de Juventudes Socialistas de Algeciras Rocío Melgar, que señaló que «parece que aquí hay más gente que el pasado lunes en la Plaza Alta», cuando 200 personas asistieron a un mitin del candidato popular Mariano Rajoy.