El Unicaja se impone al Pamesa 80-77

El partido se puso cuesta arriba en los últimos dos cuartos cuando el conjunto valenciano reaccionó y se acercó peligrosamente en el marcador, pero la acumulación de faltas personales empezó a jugar en su contra

EFE |
Marcus Haislip, en una jugada del partido. / CARLOS MORET/
Marcus Haislip, en una jugada del partido. / CARLOS MORET

El Unicaja supo reaccionar a tiempo y sumar la décima victoria en el torneo, con lo que se queda a una del Pamesa, a pesar de que el conjunto valenciano estuvo a punto de rozar la proeza de ganar un partido que se le puso muy cuesta arriba tras un pésimo primer cuarto.

La marcha de ambos equipos en la Liga ACB, con la clasificación para la Copa de Rey asegurada y el objetivo de acercarse a los cuatro primeros de la tabla, hizo presagiar un partido igualado, pero en el primer cuarto no fue así.

El conjunto que entrena el italiano Sergio Scariolo superó al del griego Fotis Katsikaris en todas las facetas y ello muy pronto se reflejó en el marcador. Del 0-2 se pasó a 9-2, con todos los puntos conseguidos para el Unicaja por un inspirado pívot estadounidense Marcus Haislip, lo que llevó a que los locales, con una gran defensa, dominaran en el parcial con rotunda superioridad, hasta dejarlo en dieciséis puntos de ventaja (24-8).

En el segundo cuarto, la formación valenciana apretó en defensa y también en el rebote y ello propició que el choque se igualara, aunque la ventaja que consiguió el equipo malagueño en los primeros diez minutos sólo fue rebajada al descanso en un punto (45-30).

En la segunda parte pareció que el Pamesa iba a reaccionar, e incluso se acercó en el marcador a los nueves puntos (46-37), pero la acumulación de faltas personales empezó a jugar en su contra, hasta el punto de que el pívot panameño Rubén Garcés vio la quinta a falta de catorce minutos para que acabara el partido.

Los visitantes sólo lograron recortar la diferencia del marcador en un punto y dejarla en catorce (61-47), por lo que se entró en los últimos diez minutos con todo muy desfavorable para el Pamesa. Pese a ello, una enorme pájara del Unicaja, que estuvo sin anotar los primeros seis minutos del último cuarto, propició un parcial de 0-14 y que el partido se igualara a 61 puntos a falta de cuatro minutos para la conclusión.

El acierto anotador del escolta estadounidense Ruben Douglas, sobre todo desde el exterior, metió el miedo en el cuerpo en los espectadores del Martín Carpena, pero ello también hizo despertar al equipo local, que impidió que el Pamesa se pusiera por delante, por lo que el encuentro acabó con un apretado 80-77.