El nuevo museo de Baelo Claudia muestra la singularidad y el auge de la ciudad romana

La consejera de Cultura, Rosa Torres, inauguró ayer esta sede institucional y centro de investigación El conjunto arqueológico situado en la ensenada de Bolonia ha recibido 140.000 visitas durante 2007

SIRA R. LARA
VISITA. La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres,                 resaltó la importancia de este nuevo museo para la zona. / ANDRÉS CARRASCO/
VISITA. La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, resaltó la importancia de este nuevo museo para la zona. / ANDRÉS CARRASCO

Desde que en 1917 el arqueólogo francés Pierre Paris iniciase los trabajos de investigación en Baelo Claudia han sido muchos los investigadores que han arrojado luz sobre los secretos de la ciudad hispanorromana. Este trabajo continuará ahora en la nueva sede institucional creada en el conjunto arqueológico, que alberga un centro de visitantes y un nuevo museo.

El edificio fue inaugurado ayer por la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, acompañada por el alcalde de Tarifa, Miguel Manella, la diputada de Cultura y edil tarifeña, Paola Moreno, y el arquitecto del proyecto Guillermo Vázquez Consuegra. Al acto asistieron también numerosas personalidades de la política y la cultura.

La ubicación de este nuevo centro, de 2.500 metros cuadrados, fue tarea difícil, dada la existencia en la mayor parte del perímetro de la ciudad de Baelo Claudia de vestigios arqueológicos aún sin excavar, tales como necrópolis y acueductos. Gracias a diversas actividades de prospección y sondeos arqueológicos se encontró el emplazamiento, sin contenido arqueológico alguno y muy cerca de la ciudad romana.

La nueva sede acoge varias salas de exposición permanente que se centran en el contexto histórico territorial de Baelo Claudia, su economía basada en la pesca, la industria de la salazón y el comercio, el espacio urbano, las creencias religiosas y ritos funerarios y en la vida cotidiana de los ciudadanos. Además, cuenta con una sala para exposiciones temporales, salón de actos, biblioteca y área administrativa.

En las salas del museo se han instalado paneles, vitrinas, restos hallados en la zona y soportes audiovisuales interactivos que ayudarán a atender mejor la ciudad y cómo era la vida allí en el siglo II a.C.

Modelo urbanístico

La consejera de Cultura, Rosa Torres, destacó que Baelo Claudia recoge todos los elementos representativos del modelo urbano que Roma difundió por todo el Imperio: foro, templos, mercado, teatro, edificios administrativos, termas, calles, muralla, acueductos. A esto hay que añadir «la incuestionable belleza del paraje natural que forma la ensenada de Bolonia». Estas cualidades «convierten a Baelo Claudia en un conjunto verdaderamente único, en un espacio que, coincidiendo con el auge del turismo cultural y ecológico, suscita cada vez mayor interés».

En este sentido, la consejera recordó que el conjunto arqueológico recibió más de 120.000 visitas en 2006 y este año la cifra rondará las 140.000.

El plan museográfico, con un coste de 1,5 millones de euros, ha sido elaborado por la Universidad de Cádiz y está subvencionado por la Diputación provincial a través del programa Culturcad. El proyecto global de la nueva sede-museo, que comprende también la creación de una nueva ruta a través de pasarelas en el conjunto arqueológico, ha supuesto una inversión total de 7 millones de euros.

Por su parte, la diputada de Cultura y edil de Tafia, Paola Moreno, mostró su satisfacción por la «culminación de este proyecto tan esperado» y resaltó la «dinamización» de la zona que supone la nueva sede y la «creación de empleos estables y de calidad».

Moreno señaló que con este museo «se reconoce el turismo cultural de Tarifa que se complementa con el turismo de deportes náuticos conocido internacionalmente».

El alcalde del municipio, Miguel Manella, señaló que la «conciencia ecológica de este pueblo ha sido clave para la conservación del patrimonio histórico y ahora este museo nos da la oportunidad de conocer nuestro pasado, ya que los tarifeños somos herederos de los ciudadanos de Baelo Claudia».

Punto de encuentro

La ciudad de Baelo Claudia nació a finales del siglo II a.C. Su origen y posterior desarrollo están ligados al comercio con el norte de África, ya que era puerto de unión con la actual Tánger. Los historiadores y arqueólogos creen que pudo ejercer ciertas funciones como centro administrativo, pero fueron la industria de salazón del pescado y de sus salsas derivadas (garum), sus principales fuentes de riqueza.

Por este motivo, la ciudad alcanzó cierta pujanza, sobre todo bajo el emperador Claudio (41-54 d.C.) que le otorgó el rango de municipio romano. En la segunda mitad del siglo II llegó el declive económico de Baelo Claudia, seguramente por el terremoto que debió asolar la ciudad por esas fechas.

La ciudad, debido a su creciente industria de salazón, acogió una población importante, la mayoría agricultores y pescadores. Por ello sus edificios públicos se diseñaron para albergar a un gran número de personas. Así, El teatro tenía un aforo de 2.000 personas. La ciudad romana también recibía mucha mano de obra procedente del norte de Àfrica y acogió a comerciantes de todas partes del mundo conocido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos