Huelga de hambre

Un maestro interino de Educación Física de Vélez Málaga, David Fernández Lobillo, ha cumplido el anuncio que hizo la semana pasada de iniciar una huelga de hambre si la Consejería de Educación no se pronunciaba sobre la situación de los interinos andaluces que han quedado en desempleo después de que la Administración regional no los incluyera en la bolsa de trabajo de Enseñanza Primaria, donde han venido prestando sus servicios hasta hoy día.

David Fernández, de 28 años y natural de la capital axárquica, ha comenzado la huelga de hambre en las instalaciones del Centro de Educación del Profesorado (CEP) de Vélez. Junto a él estuvieron compañeros de todas las provincias andaluzas con la excepción de la gaditana. Un total de 30 personas apoyaron al joven maestro que finalmente ha sido el único en tomar la iniciativa de la huelga de hambre, ya que los dos maestros de Sevilla que iban a secundar la abstinencia voluntaria se arrepintieron a última hora.

En el caso de que Fernández sea desalojado del CEP por la noche o en los próximos días, continuará la huelga de hambre en su casa y en otros edificios municipales o relacionados con la enseñanza.

Su familia lo respalda al cien por cien.«Estoy dispuesto a llegar hasta el final. Lo único que me puede hacer cambiar de opinión es el compromiso de la Junta para que empecemos a trabajar en el segundo trimestre. Teníamos una reunión con la Dirección General de Recursos Humanos y la han pospuesto para enero, de seguir así no trabajaremos este curso», declaraba Fernández.

El maestro veleño considera injusta la decisión de la Junta de Andalucía y no admite el hecho de que considerase ilegal el que un maestro puede acceder a la bolsa de su especialidad y a la de Primaria. El afectado pone de ejemplo a las comunidades de Madrid y Murcia donde, según él, permiten a los maestros acceder a ambas bolsas de trabajo.

David Fernández ha perdido cinco kilos desde que la semana pasada empezara la adaptación a la abstinencia. Con ello quiere sensibilizar a la Junta de que hay 2.000 personas más en su misma situación de desamparo laboral. Actualmente cobra el desempleo por un importe de 500 euros, tiene una hipoteca de 1.000 euros al mes, y asegura que las expectativas de trabajo pueden ser dos o tres meses de aquí al año 2010.

Javier Pérez Jiménez

Málaga