Recuperar el origen de Torre del Mar

El equipo de gobierno se compromete a obtener y preservar los restos del castillo, que sirvió de aduana, destacamento militar y almacén para la exportación hasta su abandono en el siglo XIX

TEXTO:
TORREÓN. Aunque está muy reformado en su interior también se quiere preservar./
TORREÓN. Aunque está muy reformado en su interior también se quiere preservar.

EMPEZÓ siendo una torre de vigilancia en el siglo XV. Después se convirtió en aduana, destacamento militar y almacén para la exportación de los productos agrícolas de la comarca, principalmente pasa y limones, sufriendo importantes reformas y transformaciones con el paso de los años hasta casi desaparecer seis siglos después.

Hay autores que ven en el antiguo castillo el verdadero origen de Torre del Mar, por lo que escolares del colegio Antonio Checa, primero, y colectivos como la Sociedad Amigos de la Cultura (SAC), después han venido reclamando a los responsables municipales durante años actuaciones para recuperar y preservar los restos que aún se conservan. Hace ahora tres años, los alumnos del Antonio Checa, con motivo de la edición de un trabajo sobre la historia local, reclamaron al Consistorio la creación de un centro de interpretación del castillo, ante la imposibilidad de conseguir su recuperación total.

Esta misma semana, el equipo de gobierno (PP y PA), a través de la Alcaldía y el área de Cultura, adquiría el compromiso con la Sociedad Amigos de la Cultura (SAC) de trabajar para obtener y preservar los restos que aún se conservan de la antigua fortaleza militar y aduana torreña.

El compromiso incluye la obtención del torreón que todavía existe, aunque muy reformado en su interior, y la muralla que se encuentra oculta por varias viviendas que dan a la plaza de la Axarquía.

«Estamos firmemente decididos a preservar y garantizar la conservación de nuestro patrimonio monumental. Ese es el objetivo y el compromiso que nos hemos marcado, tarea para la que reclamamos la colaboración y participación activa de la Junta de Andalucía», explica el edil de Cultura, el popular Miguel Claros.

Manos municipales

«Pensamos que lo que está en manos del Ayuntamiento debe ser preservado para evitar que se nos caiga, y los que lo es susceptible de preservación y está en manos privadas debe pasar al Consistorio», declara el alcalde, Francisco Delgado, para quien el recuperar los elementos del castillo significa «recuperar el origen de Torre del Mar».

Según Delgado, ya se ha dado orden a Urbanismo para iniciar los contactos y gestiones encaminados a obtener los restos. La zona está considerada un sistema local para garantizar sus conservación, aunque elo no ha impedido que se hayan realizado algunos destrozos.

En este sentido, el regidor recuerda que existe un expediente abierto por la apertura de una cochera en el único torreón que se conserva del castillo.

Según el departamento de Patrimonio del Ayuntamiento, los restos que todavía se conservan son la parte exterior del torreón que hace esquina con la calle Angustias y parte del baluarte que da a la plaza de la Axarquía, aunque oculta por varias viviendas que se adosaron al muro, así como otros elementos que en otro tiempo estuvieron en el interior de la fortaleza, aunque en muy mal estado debido las construcciones de viviendas realizadas entre 1970 y 1990.

Elementos perdidos

Entre los elementos perdidos está el segundo torreón, la primera iglesia de San Andrés que existió en el interior del castillo y que fue trasladada en el siglo XIX a su actual ubicación, frente al Paseo de Larios, así como buena parte de los almacenes y espacio destinado a la guarnición militar.

La destrucción casi total del castillo comenzó en el siglo XIX, tras ser abandonado como destacamento militar. Fue entonces también cuando comenzaron a surgir las viviendas en el interior y su entorno, ya que desde que se iniciara su construcción en el siglo XVI, los únicos núcleos de población civil que existían en Torre del Mar estaban en la zona conocida como Casas Nuevas, donde se levantó la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, y en Casa de la Viña. De la ermita de las Angustias sólo se conservan los pilares de la entrada al pequeño templo.

El castillo hoy en ruinas tuvo la doble función de fortaleza militar y puerto comercial hasta el siglo XIX.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos