La suciedad del agua del mar, principal queja sobre las playas en verano

SUR

El informe de balance del Área de Playas del Ayuntamiento de Málaga referente al pasado verano pone en negro sobre blanco algo que han podido comprobar la mayoría de los usuarios del litoral malagueño: el agua estaba sucia.

Fuentes municipales expusieron que la mayor parte de las quejas recibidas entre junio y septiembre responden a la suciedad de las aguas, «como consecuencia del mal estado del saneamiento integral de la Costa del Sol», resaltaron desde el Consistorio. Por ello, mostraron su apoyo a las peticiones del sector turístico en su reclamación al Ministerio y a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, «para que se inicien las obras pendientes y se resuelvan definitivamente los problemas».

El Ayuntamiento de la capital abogó por alcanzar un «vertido cero» en todo el litoral, y exigió medidas para evitar situaciones como las de este año, cuando se han recogido en las playas del término municipal de Málaga más de cinco millones de kilos de cañas procedentes de riadas acaecidas en la costa tropical granadina.

Actividades lúdicas

Más de 58.000 personas participaron en la temporada de baños del presente año en las actividades programadas por el Área municipal de Playas, con 49.000 espectadores en las proyecciones de cine realizadas y 5.700 asistentes a los programas de baile en este espacio urbano.

Desde el Área indicaron que se ha cubierto la temporada con un funcionamiento normal en los principales servicios, como son salvamento, socorrismo, duchas, lavapiés, puntos accesibles, plataformas flotantes y limpieza. El presupuesto destinado fue de 1,9 millones de euros.

De igual modo, según indicaron desde el Ayuntamiento, se renovó la Bandera Azul de la playa de la Malagueta, la certificación ISO 9001 a la gestión del Área de Playas y la Q de calidad turística de las playas de la Misericordia y El Dedo, además de alcanzarse nuevas certificaciones Q de calidad turística en las playas de Pedregalejo y El Palo.

En cuanto a las actividades lúdicas y sociales para los bañistas destacaron las iniciativas de educación ambiental y concienciación, la ayuda al baño para personas con discapacidad, la puesta en marcha de nuevas zonas deportivas para mayores y un conjunto de actuaciones de animación sociocultural.