El Museo de Málaga abrirá en la Aduana en 2012 tras una inversión de 31 millones

El proyecto supone la recuperación del perfil original del palacio y sus cubiertas a dos aguas, que desaparecieron en el incendio de 1922. Los arquitectos consideran que el edificio, con 13.700 metros útiles, cubre «holgadamente» las necesidades del Bellas Artes y Arqueológico

FRANCISCO GUTIÉRREZ
DÍA HISTÓRICO. Magdalena Álvarez, Rosa Torres y César Antonio Molina, en la presentación. / SALVADOR SALAS/
DÍA HISTÓRICO. Magdalena Álvarez, Rosa Torres y César Antonio Molina, en la presentación. / SALVADOR SALAS

El Museo de Málaga, con sus dos secciones, Bellas Artes y Arqueología, abrirá sus puertas en el primer semestre de 2012 en el Palacio de la Aduana, tal como han demandado durante los últimos diez años los malagueños. Es una «utopía hecha realidad», un «imposible que se ha visto materializado», en palabras de la consejera de Cultura, Rosa Torres. Con los ministros de Cultura, César Antonio Molina, y de Fomento, Magdalena Álvarez, coincidió en que la colaboración de las administraciones implicadas ha hecho posible el deseo de los malagueños.

En el salón del Trono del Palacio de la Aduana se dieron cita autoridades y representantes de colectivos sociales para conocer el proyecto de rehabilitación del edificio. En el primer trimestre de 2008 podrían iniciarse las obras, con un plazo de ejecución de tres años, por lo que las obras estarían concluidas en 2011. Un año más se da de plazo el Ministerio de Cultura para la instalación definitiva, con lo que el Museo de Málaga podría abrir sus puertas en el primer semestre de 2012. Entonces, habrán pasado 15 años desde que se cerrara el Bellas Artes, un 31 de agosto de 1997, en su anterior sede en el Palacio de Buenavista. Un año antes, las piezas arqueológicas salieron de la Alcazaba camino de un almacén, en el que han permanecido durante todos estos años.

Atrás quedarán también manifestaciones, encierros y promesas electorales de todo tipo. 'La Aduana para Málaga' fue el lema acuñado por un colectivo ciudadano que caló entre la sociedad. También en estos años se presentaron propuestas de todo tipo, y la consecución de la Aduana ha sido un largo camino recorrido a un paso demasiado lento. Definitivo fue el acuerdo de septiembre de 2005, de permuta de edificios entre la Junta y el Estado: La subdelegación podría ocupar el edificio de La Caleta, con lo que quedaba liberado el Palacio de la Aduana. Ayer mismo, el alcalde, Francisco de la Torre, entregó al subdelegado, Hilario López Luna, la licencia de primera ocupación de lo que fue el 18 de julio.

Utopía hecha realidad

La consejera de Cultura, Rosa Torres, consideró que el proyecto «hace realidad una utopía, nos resistimos a que fuera imposible lo que demandaba la sociedad, 'la Aduana para Málaga'», dijo.

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, participó de esta reflexión al considerar que la Aduana «ha sido la opción preferida por la opinión pública, algo que ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado entre la Administración General del Estado y la Junta».

Magdalena Álvarez, titular de Fomento, destacó el compromiso de las administraciones con Málaga y que este proyecto es fruto de esta colaboración.

El proyecto de rehabilitación es obra de los arquitectos Fernando Calvo, Bernardo García y Ángel Pérez. Del proyecto destaca la recuperación del perfil original del Palacio, con su cubierta a dos aguas, que fue destruida por un incendio en 1922. También se recuperan los volúmenes originales del edificio histórico.

Lenguaje moderno

Pero también incorpora un lenguaje arquitectónico contemporáneo, como sucede cuando rompe el perfil de las cubiertas en algunos puntos para abrirse a las magníficas vistas al mar o a la Alcazaba y Gibralfaro que proporciona su privilegiada ubicación.

La rehabilitación recuperará la amplitud y altura de los espacios originales, y ganará espacio útil, ya que se pasará de los 12.000 metros actuales a casi 14.000, una espacio que podrá acoger «holgadamente» las dos colecciones, de Arqueología y Bellas Artes.

El alcalde, que mantuvo un encuentro con el ministro, indicó que volvió a exponerle la idea del Ayuntamiento de contar con dos museos independientes, Bellas Artes en la Aduana y el Arqueológico en el convento de la Trinidad. También consideró que tres años son muchos para hacer realidad el proyecto constructivo.

Fotos

Vídeos