El juez Garzón envía a prisión a los 17 integrantes del 'núcleo duro' de Batasuna

Permach, Petrikorena, Rufi Etxebarria y Aldasoro ingresan en la cárcel y otros cuatro de los detenidos en la redada del pasado jueves en Segura quedan en libertad bajo fianza El magistrado acusa a los dirigentes encarcelados de integración en banda terrorista

A. TORICES AGENCIAS
DECISIÓN. Garzón, a su llegada a la Audiencia para tomar declaración a los 23 detenidos cuando mantenían                  una reunión clandestina. / REUTERS/
DECISIÓN. Garzón, a su llegada a la Audiencia para tomar declaración a los 23 detenidos cuando mantenían una reunión clandestina. / REUTERS

El juez Baltasar Garzón, a petición de la Fiscalía, encerró ayer en prisión por pertenencia a banda armada a 17 de los 23 dirigentes de Batasuna arrestados el jueves pasado en Segura (Guipúzcoa), que fueron sorprendidos mientras participaban en una asamblea clandestina para definir la estrategia de apoyo político y social a ETA tras la ruptura de la tregua. Los encarcelados constituyen el 'núcleo duro' del partido ilegalizado, según los resultados de la investigación policial.

El magistrado, también de acuerdo con los fiscales, permitió eludir la cárcel tras el pago de una fianza de 10.000 euros a los dos responsables franceses de Batasuna presentes en la reunión, Haizpea Abrisketa y Jean Claude Aguerre, y al dirigente local de Segura Egoitz Apaolaza, que en las pasadas elecciones formó parte de la lista de ANV anulada por el Tribunal Supremo en la localidad guipuzcoana. La cuarta fianza, de 24.000 euros, es para el miembro de la mesa nacional, Patxi Urrutía. La lista de 23 se completa con Iban Berasategi y Xabier Albizu, vinculados a la izquierda 'abertzale' en Segura y presentes en la reunión, ayer quedaron en libertad provisional por orden del juez.

Entre los 17 independentistas encarcelados están los principales dirigentes del partido ilegalizado, con Joseba Permach a la cabeza, que, según la investigación policial, constituyen el núcleo duro que se disponía a revitalizar la formación y a tomar el relevo a dirigentes amortizados y más proclives al diálogo como Arnaldo Otegi, en prisión desde el pasado mes de junio.

Además de Permach, en la lista de los 14 miembros de la mesa nacional encarcelados están el otro coordinador, Rufino Etxebarria; el jefe de comunicación, Juan José Petrikorena; el responsable de organización, Imanol Iparraguirre; y los máximos responsables en cada provincia, así como varios miembros del sector más duro vinculados a Ekin, presunto brazo político de ETA, como Mikel Zubimendi.

Prevención

El ingreso en prisión afectó también a otras tres arrestadas el jueves que, aunque no forman parte de la mesa nacional elegida en 2006, han tenido un papel importante en los movimientos realizados en los últimos meses por Batasuna. Una de ellas es Arantxa Santesteban, una de los seis miembros del equipo que negoció con los partidos políticos durante la tregua. Las otras dos son Tomasa Alejandro y Maite Fernández Labastida, que jugaron un papel protagonista en el impulso de las listas electorales sucesoras de Batasuna, que fueron anuladas por Supremo.

Garzón considera que los 17 deben entrar en prisión preventiva porque están acusados de un delito muy grave, integración en banda terrorista, porque existen indicios que apuntan a un alto riesgo de fuga y, sobre todo, por la alta probabilidad de que los arrestados volviesen a reincidir en el delito si quedaban libres, con su permanencia en la dirección de la ilegalizada Batasuna.

Ocho de estos detenidos, todos ellos procesados ya por integración en banda armada en varios sumarios del entorno de ETA, fueron enviados a la cárcel también por quebrar su actual situación de prisión preventiva, ya que cometieron una reiteración delictiva al violar la suspensión de actividades del partido que decretó el juez al considerar que la organización era el «frente institucional» de ETA.

Baltasar Garzón explica su actuación en que desde la ruptura del «alto el fuego», el pasado junio, estos 17 miembros de Batasuna no tienen la voluntad de «acabar con la violencia terrorista» sino la de «coadyuvar renovadamente a la consecución de los fines» de ETA «por medio del recurso a la violencia». Considera así que los encarcelados «optan por la permanencia en el complejo terrorista».

Hasta ahora no cabía actuar contra la cúpula de Batasuna porque, según Garzón, «cuando las actuaciones individuales» se han producido «aún en nombre o representación de la opción política ilegalizada con el fin de buscar el final de la violencia, aunque haya sido equivocada o interesadamente no puede considerarse ese hecho como un acto delictivo». Considera el juez que con la actitud de los dirigentes 'abertzales' «ha quedado patente» la sintonía de Batasuna con ETA.

Garzón acordó las medidas cautelares después de interrogar durante tres horas y media a los 23 arrestados en su despacho de la Audiencia Nacional. Todos los sospechosos se negaron a declarar ante el magistrado, con la única excepción de los dos vecinos de Segura a los que el juez dejó en libertad provisional. No obstante, la Policía Nacional y el juez consideran que la documentación que les incautaron en la reunión clandestina y los registros es «suficiente» para probar su implicación delictiva. «Les tenemos pillados con los papeles», indicó una fuente antiterrorista.

Estrategia

Los documentos incautados a los detenidos indican que la formación ilegal se había plegado a una triple estrategia diseñada por ETA para tener cobertura social en su vuelta a los atentados y los asesinatos, según fuentes antiterroristas.

Por un lado, se trataba de movilizar a los presos etarras y a sus familias; por otro, de multiplicar los actos de 'kale borroka'; y en tercer lugar, establecer desde Batasuna una línea de dureza política bajo la triple premisa de la no condena de los atentados, la actuación para acabar con la desmovilización de sus bases y la difusión de que la negociación no es posible por culpa del Gobierno.

Algunos de los documentos requisados versan sobre estrategias comunes de Batasuna con el PCTV y, en menor medida, con ANV.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos