La pasta de los blogs

Las bitácoras se extienden por Internet como una nueva forma de comunicación. Pese a su éxito, es difícil lograr altos ingresos con estos sitios web

TEXTO: CLARA GARCÍA FOTO: JESSICA MUR
PROLIFERACIÓN. Existen blogs de información general y otros especializados./
PROLIFERACIÓN. Existen blogs de información general y otros especializados.

P ARA blogs y blogueros colores y más colores. Los hay que se confiesan «frikis» de esta forma de comunicación cibernética y los que buscan en la 'blogosfera' una forma fácil de hacer dinero. Pero no es oro todo lo que reluce. «Los blogs no dan mucho dinero, pero dan oportunidades, a la hora de mostrar tu currículum o darte a conocer», apunta Raúl Hernández, uno de los responsables de Weblogs SL, una empresa que se dedica a gestionar revistas digitales (a modo de diarios de expertos) y que ofrece servicios de este tipo a otras compañías.

El caso de los creadores de www.microsiervos.com es una excepción. Javier Pedreira (Wicho) es uno de sus socios. Él se encarga del departamento de Informática de los museos coruñeses, pero le dedica «un par de horas diarias» a cargar de información su bitácora.

Aunque es uno de los portales más visitados del mundo, con más de 100.000 entradas diarias, Pedreira asegura que su intención y la de sus compañeros (Nacho y Alvy) no es hacerse de oro. «Podríamos buscar patrocinadores, vender productos, como camisetas y mecheros, o decir que sí a los miles de casinos que nos han escrito para colgar sus 'banners' pero no queremos», comenta Pedreira.

Los beneficios

Ante la pregunta de cuánto gana al mes con su blog, Pedreira afirma: «Con lo que ganamos con la página podría vivir uno de nosotros, pero no los tres. Tampoco estamos explotándola todo lo que podríamos», zanja.

El estudiante de Informática Carlos Tenor es un afortunado entre su grupo de amigos. Él, que tiene 20 años, lleva dos haciendo blogs. Actualmente, tiene tres: uno personal www.diariohacker.com y dos temáticos; www.robotica.es y www.tierracuriosa.com, donde cuelga imágenes recogidas por Google Maps. Puro arte a vista de pájaro. Su web personal recibe unas mil visitas al día, lo que le aporta unos 100 euros mensuales que utiliza para comprarse algunos caprichos: un portátil y un móvil. Por cierto, de su nuevo teléfono móvil también habla en la Red.

Muchas empresas utilizan estos altavoces populares en los que se han convertido las bitácoras para infiltrar información de sus productos. «Hay gente a la que les regalan móviles para que hablen bien o mal de ellos, y también libros», anota el estudiante.

Los blogs se han convertido en toda una revolución en el mundo de la información en la Red y son muchas las universidades que dedican cursos y seminarios a profundizar en esta forma de expresión y opinión. Muchos de estos talleres sobre bitácoras se retransmiten en directo a través de la tecnología que las ha hecho posibles, Internet. Pablo García es otro de los estudiantes que cuentan también con un blog: 'How to cook for forty humans' en www.ergunet.blogspot.com. Aunque él, por ahora, tiene menos suerte. «Sólo he conseguido de la publicidad ocho dólares en tres meses», relata entre risas.

Una de las maneras de subir anuncios a un blog, y hacer así de la afición una labor algo rentable, es registrarse en AdSense de Google. Este servicio indexa el contenido de una página web y se lo hace llegar a las empresas. De modo que las compañías pueden elegir según la temática del sitio si les interesa tener un anuncio en esa página.

Los medios de comunicación también han visto en los blogs un filón y la mayoría de las cabeceras digitales cuentan con un apartado en el que los periodistas van más allá en el análisis y la información que proporcionan en los artículos periodísticos. La web de este periódico, SUR.es, cuenta con un área dedicada a blogs: blogs.diariosur.es.