Ceutíes en peligro

La mayoría de las especies en riesgo de desaparición en la ciudad autónoma sobrevive en el Monte Hacho

TEXTO: J. SAKONA FOTOS: SUR

La Salamandra Algira Bedriaga o salamandra norteafricana, vive en Ceuta desde hace ocho millones de años. O lo que es lo mismo, el pequeño reptil ya era ceutí antes que se abriera el Estrecho de Gibraltar. El Catalogo Nacional de Especies Amenazadas incluye un total de 546 especies en peligro. Dentro de los reptiles se incluyen ocho especies con serias amenazas sobre sus poblaciones, de las que seis están presentes en Ceuta. Una de ellas es la salamandra norteafricana, la única de su especie en España y Europa.

El futuro de la salamandra norteafricana, extremadamente frágil y vulnerable, pende de un hilo. Su territorio, las laderas de Monte Hacho, está en permanente regresión y los pocos ejemplares que sobreviven están cada vez más dispersos, atrapados entre el avance del urbanismo y los acantilados y masacrados por innumerables atropellos en carreteras y maniobras militares.

Estas son las principales amenazas de la fauna y la flora ceutí. Y la salamandra no es la única víctima. Muchos de sus vecinos sufren los mismos males y sus poblaciones se reducen a toda velocidad pese a vivir en áreas protegidas. El lagarto tangerino, la culebrilla mora o la culebrilla ciega -eliminadas al ser confundidas habitualmente con ofidios venenosos-, el sapo moruno; el lagarto ocelado del Atlas; o el eslizón tridáctilo del Atlas. Todos vecinos de Monte Hacho. Todos en serio peligro.

Veinte especies de reptiles y cinco de anfibios viven en el territorio de la ciudad autónoma. Son los que peor panorama tienen por delante, aunque, desgraciadamente no están solos en esta lista negra. Tres especies de invertebrados, concretamente tres coleópteros -Chasmatopterus zonatus, Carabus riffensis y Dorysthenes forficatus- cuentan también con poblaciones de tamaño muy reducido.

El símbolo de la biodiversidad ceutí en peligro es el Astroides Calycularis, más conocido como coral anaranjado o naranja. Otro ceutí de solera que desde hace millones de años se instala sobre los sustratos rocosos del fondo marino, en zonas muy oxigenadas y protegidas de la luz. El Coral Anarajado es la especie por la que la asociación Septem Nostra lleva luchando toda su historia.

En extinción

Junto al coral destaca la rupicapnos africana, una especie vegetal que se encuentra incluida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas con el máximo nivel protección: «en Peligro de Extinción». Se trata del único taxón vegetal de la flora de Ceuta que ostenta esta triste categoría. Otras especies y subespecies únicas de la avifauna española, también merecen especial atención, como es el caso de aves como el bulbul naranjero, chagra del Senegal, ratonero moro o el herrerillo africano. U otras especies que no son estrictamente 'ceutíes' pero que sobrevuelan su territorio, parada y fonda en las rutas migratorias; o los delfines, cetáceos y tortugas que mueren en el litoral de la ciudad autónoma.

Zonas protegidas

A partir de la entrada en vigor del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), las dos montañas que guardan el Istmo, Monte Hacho y García Aldave, que atesoran buena parte de la flora y fauna local, serán áreas de especial protección, para «preservarlos del desarrollo urbano» que se avecina.