Una mujer arranca parte de un dedo a otra tras una pelea entre sus hijos

Uno de los menores arañó al segundo, lo que provocó una discusión entre los padres que acabó con la detención de la agresora, de nacionalidad brasileña

EUGENIO CABEZAS JUAN CANO
TORREMOLINOS. Zona de juegos donde se produjo la pelea. / E. C./
TORREMOLINOS. Zona de juegos donde se produjo la pelea. / E. C.

Una pelea de niños que acabó en una monumental trifulca entre sus padres. Así podrían resumirse los hechos ocurridos en la noche del pasado miércoles en una zona de juegos infantiles situada en el paseo marítimo de Playamar, en Torremolinos. Dos pequeños se divertían en unos castillos hinchables cuando uno, de etnia gitana, arañó al otro, de nacionalidad brasileña. Este incidente originó una discusión entre las dos familias que acabó con una mujer brasileña detenida.

«El padre brasileño vino hacia la familia gitana a pedir explicaciones por el arañazo a su hijo, empezaron a discutir y la mujer gitana se enganchó a la cara de la brasileña», relató a SUR un testigo de la pelea. «Entonces -prosiguió- la mujer, para zafarse de su agresora, le mordió el dedo». Como consecuencia del mordisco, la madre de etnia gitana ha perdido parte de su dedo meñique y la uña por completo, según las fuentes consultadas.

Inmediatamente después de producirse la agresión, se personaron en el lugar un total de cinco vehículos de la Policía Nacional, que procedieron a detener a la madre brasileña. Al parecer, su ex marido -se encuentran separados- ha intentado conseguir la cinta de las cámaras de seguridad del recinto para poner en libertad a su ex pareja, que está detenida a la espera de que se celebre un juicio rápido.

Según ha podido saber SUR, las cámaras del establecimiento no recogieron con claridad la agresión, ya que esta se produjo justo debajo de ellas y bajo un toldo. Al parecer, en la trifulca intervinieron las dos parejas, ante la atónita mirada de sus hijos, «que pasaron momentos terribles», según los testimonios recabados. «El padre brasileño dice que su hijo no puede dormir», aseguró un testigo.