La igualdad desde el lenguaje

Abogan por el uso de un lenguaje igualitario en los medios La Fundeu organiza este seminario de los cursos de San Roque

TEXTO: M. J. SEGURA FOTOS: A. CARRASCO
LENGUAJE. Susana Guerrero Salazar, ayer en San Roque. / A. C./
LENGUAJE. Susana Guerrero Salazar, ayer en San Roque. / A. C.

EL lenguaje es la principal herramienta del ser humano para interpretar y expresar su concepción de la realidad. Por ello, algunos expertos del lenguaje llevan ya más de dos décadas luchando para que se erradiquen las connotaciones y usos sexistas de determinadas palabras y expresiones.

Susana Guerrero Salazar, doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Málaga, aseguró hoy que la oposición al uso de un lenguaje no sexista se debe al miedo de algunos a que se destruya la lengua y a la propia ignorancia de otros.

Guerrero Salazar ofreció la primera ponencia, 'Propuesta para un lenguaje no sexista en los documentos de la Administración Pública', del seminario 'El Género en Español y el lenguaje no sexista', organizado por la Fundación del Español Urgente (Fundeu) e integrado en los cursos de verano de la Universidad de Cádiz en San Roque.

Destacó que el lenguaje sexista refleja la concepción del mundo y aseguró que el lenguaje es machista, un hecho que se puede certificar a través del refranero y los coloquialismos.

Guerrero Salazar subrayó que el lenguaje no es sexista, sino su uso e hizo un repaso de todas las normativas y recomendaciones elaboradas por distintos estamentos europeos, nacionales y regionales para aplicar el uso de un lenguaje igualitario en los documentos de la administración.

Explicó que ya se ha avanzado en numerosos campos. Por ejemplo, la administración obliga a que los títulos académicos expedidos reflejen el género de la persona que los recibe, esto es, licenciado o licenciada, técnica o técnico.

La segunda ponente fue Lucía Martínez Odriozola, periodista y profesora de Periodismo II de la Universidad del País Vasco, que impartió la conferencia 'El papel de la prensa en la educación de los hablantes'.

Martínez señaló que cuando se habla de sexismo se refiere a una discriminación desfavorable hacia la mujer.

«Si los medios de comunicación aplicamos los mismos criterios podemos lograr una serie de pautas para tratar con igualdad a todos los seres humanos, independientemente de su sexo, e incluso sería aplicable al tratamiento de la inmigración, al de otras sexualidades, etnias o religiones», matizó.

Respecto al uso por parte de agentes sociales y políticos del desdoblamiento, señaló que, es un «aburrimiento, y los políticos deberán comprometerse a visibilizar a hombres y mujeres en cada parte de su discurso».

«Los periodistas tenemos un reto que es el de informar, para ello no podemos aburrir a nuestros lectores o a nuestras audiencias. Se deberán sacrificar ese tipo de cosas o dotarnos de recursos más inteligentes», comentó.

La conferenciante afirmó que la sensibilidad hacia los recursos que hacen eludir el sexismo no tienen nada que ver con el sexo, sino con opciones independientemente de quien los haga.

«Hay muchas mujeres que hablan de sí mismas en masculino. Hay ingenieras que se llaman ingenieros. Como si verdaderamente el prestigio tuviera que ver con un género, el masculino», dijo.

La ponente se detuvo además en el tratamiento que los medios de comunicación dan a las informaciones que se centran en un suceso de violencia de género. En este apartado, Martínez fue muy contundente y abogó por titular las noticias con el delito que se ha cometido.

Indicó que no es suficiente con ofrecer la noticia al lector sólo cuando el suceso se hace público, sino que sería pertinente que se informara de todo el procedimiento. «Estos asesinos siempre tienen condena y cárcel. Esto debe llegar a la sociedad».

Ante todo, subrayó, se debe intentar no frivolizar en unas informaciones que se centran en una lacra social, que tan sólo en lo que va de año ha costado la vida a setenta mujeres.

Guerrero Salazar también habló durante su ponencia del importante papel que desempeñan los medios de comunicación en la educación no sexista de toda la sociedad, tanto pequeños como adultos.

Hasta tal punto destacó esta profesora la influencia del denominado cuarto poder, que señaló que para avanzar en igualdad es necesario que los medios de comunicación acompañen en este cometido.