Una campaña publicitaria intentará acabar con la violencia en el deporte

La Asociación de Baloncestistas Profesionales premia al base del Caja San Fernando, Carles Marco, por ser el jugador más deportivo de la temporada que acaba de concluir. El premio debe compartirlo con el ala-pívot del Barcelona Jordi Trias, que no ha podido acudir al acto

EFE |MADRID
Marco, en el centro, junto al secretario de Estado para el Deporte y el presidente de la ABP. / EFE/
Marco, en el centro, junto al secretario de Estado para el Deporte y el presidente de la ABP. / EFE

El base del Caja San Fernando Carles Marco y el ala-pívot del Barcelona Jordi Trias han compartido "ex-aequo" el premio al jugador más deportivo de la temporada de la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP), que ha sido invitada por el Consejo Superior de Deportes a colaborar en una campaña publicitaria contra la violencia, la xenofobia y el racismo en el deporte.

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, que entregó personalmente la placa que acredita al jugador más deportivo a Marco, galardonado por tercera vez con está distinción, anunció que cuenta con los baloncestistas y con su sindicato, así como con deportistas de otras especialidades, para lanzar una campaña "contra la violencia, la xenofobia y el racismo en el deporte".

José Luis Llorente, presidente de los jugadores, aprovechó el acto, al que Jordi Trias no pudo asistir por encontrarse de vacaciones en un crucero, para destacar "las excelentes relaciones con el CSD en esta legislatura, que han permitido la firma del convenio de coordinación entre la Federación, la ABP y la ABP, así como la promulgación de leyes tan importantes como la Ley contra el Dopaje y la Ley contra la violencia en el deporte".

El secretario de Estado, al hilo de las manifestaciones de Llorente, anunció que el CSD "quiere poner en marcha una campaña contra la violencia en el deporte y estaría muy bien, y así se ha propuesto al presidente de la ABP, que los baloncestistas participarán y pusieran sus caras".

Lissavetzky dijo que la campaña tiene por objeto "promover la ley entre los ciudadanos" ya que "en los tiempos que corren, además del consenso político, es necesario el apoyo y la comprensión social" para que leyes como esta y la dedicada a combatir el dopaje cumplan su objetivo, para lo que considera un instrumento de gran utilidad al baloncesto , "un deporte sin conflicto raciales" que consigue "magníficos resultados" en las competiciones de clubes y de selecciones.