Ricky Martin en estado puro

El cantante portorriqueño muestra su lado más poético y salvaje ante más de 13.000 personas en el primer concierto en Andalucía de su gira 'Blanco y Negro'

TEXTO: CARMEN MARTÍN FOTO: FERNANDO GONZÁLEZ
SENSUAL. El cantante hizo vibrar al público que asistió a su concierto de Antequera./
SENSUAL. El cantante hizo vibrar al público que asistió a su concierto de Antequera.

La revolución llegó ayer a Antequera de la mano de Ricky Martin y de un numeroso séquito de fans que no quisieron perderse al cantante portorriqueño en el primer concierto que ofrece en Andalucía de su gira 'Blanco y Negro'. Miles de adolescentes y más de un adulto estaban horas antes de que comenzara el concierto agolpados a las vallas dando un pasito 'palante' y otro 'patrás' con tal de estar lo más cerca posible de este ídolo de la canción latina que no defraudó ayer a ninguno de sus seguidores.

Más en estado puro que nunca, Ricky Martin consiguió nada más salir al escenario levantar el ánimo de las más de 13.000 personas que acudieron a las instalaciones del campo de prácticas de Antequera Golf para bailar al ritmo de sus grandes éxitos y de los movimientos sensuales de sus caderas.

Acompañado por once músicos y ocho bailarines, el artista comenzó el espectáculo nada más hacer acto de presencia sobre un escenario techado a 14 metros del suelo. Luces y colores para miles de efectos ópticos. Los primeros acordes produjeron una gran algarabía con gritos que encumbraban al latino.

Con temas acústicos como los que marcan su último álbum 'MTV Unplugged', que ha sido ya Disco de Oro en España, y grandes éxitos de su carrera, Ricky Martin deambuló de su lado más poético a su lado más salvaje mostrándose en estado puro durante una hora y media de concierto que dio para mucho.

Tanto que no faltaron momentos de desenfreno entre un auditorio que no dudaba en corear y bailar los temas del artista que más han sonado desde que éste lanzase al mercado en 1991 su primer trabajo en solitario. Cayó 'La bomba' y el público acogió con ganas 'La copa de la vida', himno del Mundial de Fútbol de Francia en 1998 con el que consiguió al año siguiente su primer premio Grammy de música latina, además de ser número uno de las listas de éxito en más de 60 países.

Ricky Martin tan sólo tenía que decir 'Un, dos, tres' y hacía vibrar al público con temas como 'María', 'Jaleo', 'Qué más da', 'Vuelve', 'Revolución' y 'Living la vida loca'.

Pero la locura que producen los temas del cantante entre sus seguidores también dejaron momentos para temas más melódicos y poéticos como 'Tu Recuerdo', canción incluida en su último disco acústico grabado en directo para la MTV en el que Ricky Martin contó con la colaboración de La Mari, la malagueña de Chambao.

Al descubierto

Y es que, con las canciones incluidas en su 'Unplugged', el artista se dejaba descubrir por sus fans y mostraba su lado más sensible. Ricky Martin, de gira desde el pasado 27 de junio en nuestro país, lo dio todo en este espectacular concierto sin precedentes en Antequera, en el que resonaban 80.000 watios de sonido y en el que no faltaron 400.000 watios de iluminación, varias pantallas de video y cañones de seguimiento.

Sin duda, la espectacularidad es algo que siempre ha caracterizado a este portorriqueño que sabe moverse como nadie por el escenario. No en vano, el concierto ha necesitado 87 personas, 12 tráileres de 16 metros, siete autobuses, cinco furgonetas, cuatro vehículos-runners, además de músicos, bailarinas y coros de treinta personas. Todo un montaje que más de 13.000 personas no quisieron ayer perderse y que se repetirá en los conciertos que aún le quedan a Ricky Martin.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos