diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
chubascos
Hoy 17 / 20 || Mañana 18 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Delia Rodríguez: «Lo heroico hoy es no publicar la última tontería de Miley Cyrus»

CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Delia Rodríguez: «Lo heroico hoy es no publicar la última tontería de Miley Cyrus»

La periodista aboga en el Aula de Cultura de SUR por que los medios de comunicación recuperen «la función de filtro» ante la «avalancha de memes»

01.11.13 - 02:02 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Pablo Aranda, Delia Rodríguez y Manuel Castillo, ayer en el Aula de Cultura de SUR. :: Álvaro Cabrera

Tiene que provocar emociones fuertes: no basta con enfadar o ser diferente, debe indignar o sorprender. Tiene que hacer pensar en los demás: «Esto lo tiene que ver mi madre». Y tiene que actuar sobre ese espacio del cerebro que hace que algo llame nuestra atención. Si se cumplen las tres condiciones, lo más probable es que usted haga 'clic' en el tema para que inmediatamente esté en su Facebook, su Twitter y en el grupo de WhatsApp que comparte con los amigos. Acaba de contribuir a extender un meme. La periodista Delia Rodríguez presentó ayer en el Aula de Cultura de SUR celebrado en el CAC Málaga el libro 'Memecracia. Los virales que nos gobiernan', una reflexión sobre los riesgos de esa sociedad en la que lo llamativo -no precisamente lo mejor- cruza el mundo en cuestión de segundos.

Los medios ya no pueden «contener la avalancha de memes». Ni pueden ni en muchos casos quieren: en la prensa digital un meme se traduce en millones de visitas, un tráfico que a su vez se transforma en ingresos económicos. «Calderilla», pero dinero al fin y al cabo. Las webs de los diarios contribuyen así a la «sobresaturación» de este tipo de fenómenos virales. «Nos estamos vendiendo por el tráfico», lamentó. Por eso hoy «el acto heroico del periodismo es negarse a publicar información irrelevante, negarse a hacer todas esas páginas vistas, a publicar las cosas que hace Miley Cyrus o la última tontería que ha dicho un jugador de fútbol».

«Clones»

La redactora jefa de 'El Huffington Post', con una amplia experiencia en el medio digital, denunció que dando cabida a estos contenidos poco o nada noticiables «estamos convirtiendo los medios de comunicación en clones, contagiándonos todos». Difícil no hacerlo cuando una galería de fotos de los Oscar creada en apenas diez minutos genera seis millones de páginas vistas, y un reportaje en el que se han invertido semanas de trabajo solo lo lee «una ínfima parte». Es la «perversión» de la memecracia, un sistema que hace además que la prensa ya no sea tan necesaria para «influir» en algo. «Estamos en el país del 'Pásalo'», recordó.

Ante este panorama, los periodistas «debemos volver a recuperar la función de filtro». «La información ya no es un bien escaso, hay demasiada. Tenemos que seleccionar», apuntó. En opinión de Delia Rodríguez, el reto está en «encontrar la forma de volver a enganchar al público y atraer su atención hacia lo que realmente importa». Porque los memes esconden un gran peligro: «Nos distraen de lo esencial». «Leemos y vemos cosas que no son noticia: un niño bailando, un perro disfrazado...». O el último 'doodle' de Google: «Cada vez que cambia, hay unas cien noticias en español que hablan de eso. ¿Por qué?», se pregunta la periodista.

El tema es más serio cuando el meme se cuela en otros ámbitos de la actualidad como la política. Y aquí Obama es el «gran memécrata». Delia Rodríguez detalló cómo el presidente de los EE UU sabe cuándo soltar una lágrima en un discurso y cuándo colgar una foto con su mujer en Twitter. En la última campaña presidencial, contrató a un equipo de escritores dedicado solo a descubrir qué poner en el asunto de un correo electrónico para llamar la atención de quien lo recibía al otro lado de la pantalla. «Nunca ha existido un presidente de EE UU que cayera tan bien en todo el mundo por ninguna razón», valoró. Eso sí, todo el globo le había visto pasear a su perro, estar con sus niñas y bailar con su esposa.

Los políticos españoles aún son unos iniciados en la materia, pero ya «están aprendiendo a usar los memes». En la mayoría de los casos se «tropiezan» con ellos sin querer -el famoso «fin de la cita» de Rajoy- pero otros ya los buscan de forma premeditada, explicó Delia Rodríguez, que fue presentada por el director de diario SUR, Manuel Castillo, acompañado por el responsable del Aula de Cultura, Pablo Aranda.

Según Castillo, el libro 'Memecracia. Los virales que nos gobiernan' demuestra que tras Internet «hay muy poco azar» y que quien es capaz «de conocer la forma de crear un meme tiene un arma muy poderosa en sus manos». Algo que, como reconoció el director de SUR, despierta la curiosidad «y también la inquietud».

Pero siempre han existido buenas ideas que circulan de unos a otros. Son memes «la forma de hacer fuego o una receta que se transmite de generación en generación». La diferencia es que antes tardaban siglos en expandirse y hoy es cuestión de segundos por la mediación de Internet. Comunicar memes forma parte de la naturaleza humana, solo hay que recuperar el control de la situación: «Volver a contar historias relevantes sin olvidar lo que hemos aprendido, no se puede matar al lector de aburrimiento». «Y quedan motivos para la esperanza», concluyó Rodríguez.

En Tuenti
Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.