diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 23 / 24 || Mañana 18 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Sesenta colegios de Málaga sufren graves desperfectos ante la pasividad institucional

MÁLAGA

Sesenta colegios de Málaga sufren graves desperfectos ante la pasividad institucional

Aulas precintadas, humedades o muros apuntalados. Más de sesenta centros públicos de la provincia acumulan importantes desperfectos ante la falta de respuesta de las administraciones competentes

10.02.13 - 01:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Sesenta colegios de Málaga sufren graves desperfectos ante la pasividad institucional
El acceso a la planta superior del CEIP Sohail de Fuengirola está precintado por el mal estado del techo en siete aulas, que están cerradas. :: C. Moret

En el CEIP Sohail de Fuengirola reina la desorganización. Siete aulas de la planta superior están precintadas e inutilizables desde el pasado mes de octubre por las malas condiciones en las que se encuentra el techo debido a filtraciones. Desde entonces, los más de cien alumnos afectados directamente se ven obligados a dar clase en la biblioteca, la sala de profesores, el aula matinal o la de informática.
Este centro tiene más de 50 años, pero los desperfectos en las escuelas públicas malagueñas no entienden de edad. Afectan a los más antiguos y también a los nuevos. Las grietas, humedades o el mal estado de ventanas, puertas o alicatado se reparten por la red de colegios de la provincia y son al menos 60 de los casi 400 existentes los que presentan fallos estructurales o derivados de la falta de mantenimiento, en algunos casos muy graves, que llegan a afectar al funcionamiento normal de los centros e incluso pueden llegar a originar un problema de seguridad.
Así lo confirman los responsables de estos colegios, que denuncian la falta de coordinación y de respuesta de las administraciones competentes: Junta de Andalucía y ayuntamientos, principalmente los segundos. Estos, por su parte, en numerosas ocasiones se enzarzan en enfrentamientos a cuenta de las responsabilidades de cada uno mientras los padres se desesperan. Y aunque aseguran que atienden las reclamaciones de directores y familias en todo aquello que les concierne, lo cierto es que son muchos los arreglos pendientes, como ha comprobado este periódico y constatado a través de un sondeo realizado en Málaga por la Asociación Andaluza de Directores de Infantil, Primaria y Residencias Escolares (Asadipre).
Agujeros en el tejado
Las denuncias son de lo más variopintas. Goteras y desprendimiento de parte del techo en el CEIP Nuestra Señora de Monsalud de Alfarnate, que está en «un estado lamentable de conservación», según la dirección. Persianas rotas, cortes en el suministro eléctrico y calefacción que no funciona son algunas de las incidencias que ha sufrido un centro de Cuevas de San Marcos, y otro de Estepona asegura que las pistas deportivas se hunden por un corrimiento de terreno. En la misma localidad, los responsables de otro centro dicen que llevan años pidiendo un estudio para arreglar el patio, «con muchas alturas y un suelo sinuoso», pero «Junta y Ayuntamiento no se ponen de acuerdo sobre a quién le compete».
Desperfectos «en todas las cubiertas» del CEIP El Tejar de Fuengirola, un patio «en una situación lamentable» en el Santa Rosa de Lima de Igualeja y ventanas sin cristales en el Ardira de la capital son otras de las deficiencias que aparecen en la encuesta de Asadipre. También en La Biznaga, de Málaga, las ventanas no cierran bien y critican la excesiva antigüedad de los radiadores, con más de 32 años. «Un niño se quemó el año pasado y se ha quedado señalado», dicen. En el CEIP El Torcal el patio de Infantil se inunda y en otro de la capital un aula de Audición y Lenguaje, que antes era un cuarto de baño, sigue alicatada.
Uno de los casos más graves es el de las filtraciones en el Sohail. Aunque tanto la Delegación de Educación como la propia dirección del centro afirman que el mal estado del techo es consecuencia de no haber hecho un adecuado mantenimiento del tejado por parte del Consistorio fuengiroleño, finalmente la Junta asumirá la reparación, que no podrá hacerse hasta que termine el curso. «En el tiempo que llevo aquí, desde el año 89, nadie ha subido a arreglar los agujeros», critica el director, Damián Uriel, que explica que el agua de lluvia ha ido colándose por estas aberturas hasta dañar el techo de las aulas. Como no podía ser de otra forma, «los padres están que trinan». Y no es de extrañar. Además de no poder darle el uso adecuado al aula matinal, a la de música, a la biblioteca y a la sala de profesores, los niños que se han trasladado a esas instalaciones lo han hecho con lo básico, dejando el mobiliario y los ordenadores en las clases precintadas.
El Ayuntamiento, por su parte, asegura que un informe técnico señala que los problemas se deben a «patologías estructurales del edificio», por lo que instan a la Junta al arreglo urgente de estas deficiencias y de otras en los centros Santa Amalia, Valdelecrín, El Tejar, Los Boliches y Syalis.
Este enfrentamiento institucional quedó también patente este curso en la capital tras la denuncia de los padres de los colegios Los Prados y Miraflores de los Ángeles sobre el mal estado de las instalaciones. En el primero, tras más de quince años advirtiendo sobre la presencia de numerosas grietas de grandes dimensiones, desniveles y desprendimientos, las familias endurecieron sus protestas ante el temor de que pudiera ocurrir una tragedia. Tras un rifirrafe de varios días, la Consejería acordó invertir unos 300.000 euros en el recalce de la cimentación y otras mejoras el próximo verano, y después, el Ayuntamiento prevé acometer el arreglo de las grietas y de los azulejos caídos, según señalaron ayer desde la dirección del centro.
Unos cortes de luz continuos en el CEIP Miraflores de los Ángeles pusieron al descubierto hace unos meses el mal estado general del edificio. Eso dio paso a otra guerra abierta en torno a la responsabilidad del arreglo que grandes humedades y puertas rotas en los cuartos de baño de Infantil, registros levantados o enchufes en mal estado. La mayoría siguen ahí, según afirma el presidente del Ampa, Francisco Guzmán.
El delegado de Educación del Ayuntamiento de la capital, Miguel Briones, afirma que a pesar de que la legislación delimita las competencias de las administraciones, hay ocasiones en las que hay «problemas de interpretación» al respecto. No obstante, asegura que en los últimos cinco años el Consistorio ha invertido 12 millones de euros en conservación y mantenimiento de colegios y en actuaciones «que no nos corresponden».
Desde la Junta, la delegada provincial de Educación, Patricia Alba, defiende que la mayor parte de los desperfectos que denuncian los colegios de la provincia se deben a la falta de mantenimiento por parte de los ayuntamientos, a los que su departamento «está haciendo un requerimiento para que actúen». «Hay muchos consistorios que cumplen bien con sus obligaciones, pero muchos otros no, sobre todo en los grandes municipios», denuncia Alba, que advierte de que el gasto aumenta considerablemente cuando un fallo que en principio es de mantenimiento se convierte en algo estructural.
Lo que dice la ley
En este sentido, la ley orgánica 2/2006 de 3 de mayo establece que la conservación, el mantenimiento y la vigilancia de los colegios corresponderán al municipio respectivo. Los problemas derivados de la estructura y construcción, sin embargo, son competencia de la administración autonómica. Pero esto no siempre está claro y a la hora de informar de una deficiencia, los padres y los directores de colegios suelen acudir a ambos.
Así lo hicieron en el CEIP Rosa de Gálvez, de la zona de Las Virreinas, y en el Carmen de Burgos, de Teatinos. Dos centros con apenas seis años que ya presentan serios desperfectos. Un muro exterior apuntalado tras varios desprendimientos, en el primer caso, y numerosas grietas y un gimnasio inaccesible en el segundo, traen de cabeza a los padres, que llevan años reclamando el arreglo.
En la provincia es llamativo el caso del CEIP Xarblanca de Marbella, abierto en 2007 y que tiene grietas en los muros perimetrales, lo mismo que ocurre en el Santa Teresa, de la misma localidad. Y los alumnos de 2ºA del Miguel Hernández, en San Pedro Alcántara, ven cómo su clase se convierte en algo parecido a un parque acuático cada vez que llueve con intensidad.
En Ronda, el CEIP Juan Martín Pinzón presenta irregularidades en su patio por un problema de la cimentación. En la comarca de la Axarquía apenas hay daños graves, aunque el José Luis Villar Palasi y el Nuestra Señora de los Remedios mantienen todavía las cubiertas de uralita. Además, los padres de alumnos del Custodio Puga han denunciado vibraciones.

En Tuenti

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.