diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 24 || Mañana 14 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La música no quiere rendirse

CULTURA

La música no quiere rendirse

20.09.12 - 01:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La música no quiere rendirse
Pablo Aranda, Miguel Navarro, Fran Conde, Isabel Ladrón de Guevara y Laura Insausti. :: Álvaro Cabrera
La cultura en general y la música en particular se niegan a hincar la rodilla ante la difícil situación que atraviesa la industria en estos días. Al menos en Málaga. Para demostrarlo se sentaron ayer en la mesa redonda del Aula de Cultura de SUR varios profesionales del sector musical, acompañados por el escritor Pablo Aranda, director de la misma, y la periodista Isabel Ladrón de Guevara, que ejerció de presentadora.
Los protagonistas del debate eran Laura Insausti, cantante del grupo Dry Martina; Miguel Navarro, del sello Alone Records, y Fran Conde, líder de Santos de Goma, grupo que el próximo domingo distribuirá su nuevo disco con los ejemplares de SUR. La primera en tomar la palabra en el debate sobre el estado de la música en Málaga fue Insausti, que quiso dejar claro desde el principio que «para dedicarse a la música hace falta mucha fe y mucho amor, sobre todo en los tiempos que corren».
Pronto intervino el carismático Fran Conde, que entró de lleno en el debate con una afirmación bastante clara. «La música en Málaga nunca ha ido bien por el simple hecho de que no hay público y así los grupos pequeños no pueden avanzar», comentó tajante Conde. Según el miembro de Santos de Goma, «los artistas no necesitamos subvenciones ni ayudas institucionales, solo necesitamos vender entradas».
Laura Insausti no quiso dejar pasar la oportunidad de replicar a su colega de profesión. «Tal vez nos equivoquemos nosotros en lo que ofrecemos, porque para llenar el concierto de Pitbull sí hay público», afirmó. A lo que Conde respondió sin titubear: «Es muy fácil agotar las entradas con un artista que suena cada día en la radio y cuenta con un proyecto millonario detrás».
A pesar de la delicada situación del sector de la música, Conde apostó por seguir trabajando y confiar en la educación para arrancar el problema de raíz. «Cambiar la actitud de la gente es algo que no se consigue de la noche a la mañana, pero está claro que esto es una cuestión cultural», apuntó el músico.
En la misma posición se postuló el representante de la discográfica Alone Records, Miguel Navarro, que admitió que «en España no hay una industria musical como tal, no existe un tejido asociativo». Navarro puso a su propia empresa como ejemplo del necesario cambio de modelo de los sellos discográficos «que ya solo ofrecen soporte a los grupos, que son los que se juegan su propio dinero en su carrera». En cuanto al uso de Internet como solución a los problemas de la industria musical, Fran Conde se mostró escéptico. «Es algo fantástico, pero la falta de un filtro de calidad es peligrosa», explicó Conde. La cantante del grupo malagueño Dry Martina tampoco se posicionó claramente a favor de programas de 'streaming' como Spotify. «La gente escucha tu música y te conoce, pero no compra tus discos», comentó Insausti.
Esta situación de incertidumbre lleva a Santos de Goma a «ir a salto de mata, sin ninguna planificación empresarial, haciendo lo que pueden» en palabras del propio Conde. Tras el debate, el grupo presentó las seis primeras canciones de su nuevo disco 'El amante del invierno' se podrá adquirir con los ejemplares de SUR por 4,95 euros el próximo domingo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.