diariosur.es
Jueves, 31 julio 2014
sol
Hoy 23 / 25 || Mañana 22 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Juan Antonio García: «No pedimos más ayudas para el campo, pero exigimos que la Junta nos pague lo que nos debe»

SECRETARIO GENERAL DE COAG MÁLAGA

Juan Antonio García: «No pedimos más ayudas para el campo, pero exigimos que la Junta nos pague lo que nos debe»

COAG denuncia la situación «desesperada» de numerosos ganaderos y agricultores, pendientes de cobrar más de 1,5 millones de euros de subvenciones

15.09.12 - 01:45 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Juan Antonio García: «No pedimos más ayudas para el campo, pero exigimos que la Junta nos pague lo que nos debe»
Juan Antonio García advierte de que no van a quedarse de brazos cruzados ante los impagos de la Junta de Andalucía. Sur
Los agricultores y ganaderos de la provincia están viviendo una situación «desesperada». Lo advierte Juan Antonio García, secretario general de COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) en Málaga, que explica que a los efectos de la mayor sequía de los últimos años y de la caída de los precios se suma el impago por parte de la Junta de Andalucía de cientos de miles de euros correspondientes a subvenciones. Solo en ayudas a los frutos secos, la deuda con el campo malagueño desde 2009 supera el millón de euros. En cuanto a la apicultura, el dinero pendiente de recibir por los socios de COAG ronda los 70.000 euros, mientras que de castaño se deben otros 350.000. La mayor parte de estas dos últimas cifras procede de Bruselas, pero no la recibirán hasta que la Junta no pague la cantidad que le corresponde, según la denuncia pública que hizo ayer la organización, que advierte de que «no nos vamos a conformar».
-¿Cómo afectan estos impagos al desarrollo de la actividad de los ganaderos y agricultores?
-Imagínese, con una sequía de las más grandes de los últimos años, el encarecimiento de los piensos y los bajos precios, la situación es desesperada, sobre todo para los ganaderos, porque es un sector que necesita mucho dinero para poder producir. Nosotros nos conformamos si el Gobierno no saca más ayudas por la sequía, las heladas o la subida de los piensos porque entendemos que no hay dinero; no pedimos más ayudas, pero no vamos a consentir que no nos paguen lo que nos deben.
-¿Cómo sobreviven los afectados?
-Muchos están pagando préstamos anteriores y ya solo les queda pedir dinero a la familia para poder comprar pienso. El campo es un sector poco endeudado a nivel particular para vivienda o coches, pero sí está endeudado en la explotación, en las naves, ordeñadoras, tractores. y tiene que hacer frente a esos pagos.
-¿Qué argumenta la Junta de Andalucía?
-El consejero nos ha dicho que se va a agilizar la burocracia, y sobre el tema de falta de liquidez le echa la culpa al Gobierno central. Pero nosotros decimos una cosa: mientras que Griñán, Valderas, Rajoy y todos los políticos cobren todos los meses, nosotros tenemos el mismo derecho a reclamar lo que nos deben porque nuestros niños llevan zapatos a la escuela y hay que comprarles libros; somos ciudadanos españoles igual que ellos. No nos vamos a conformar, no nos vamos a cruzar de brazos.
-Varias organizaciones agrícolas han denunciado recientemente un aumento del número de robos en el campo. ¿Se ha notado ese incremento en la provincia?
-El aumento de robos va ligado exponencialmente a la crisis. Siempre los hemos sufrido, pero conforme la gente se va empobreciendo los robos están aumentando muchísimo. Al final padecemos la falta de recursos que los gobiernos tienen que poner para paliar la crisis, y nos tememos que la situación vaya a peor.
-¿Con la actual situación económica ha cambiado el tipo de robos?
-Cuando nos roban maquinaria es cuando nos hacen más daño. Si nos quitan fruta y son capaces de cogerla con cuidado y no romper la rama al final no es tanto el perjuicio, pero si se llevan un motor o una bomba de riego, nos machacan. Ahora hay más delitos de ese tipo . En este punto me gustaría dejar claro que si hay alguna persona que pasa hambre y necesidades y le pide comida a un agricultor, estoy seguro de que el 99% se la va a dar. La gente que tenga necesidades, que lo pida, que nosotros se lo damos, pero que no nos destrocen los árboles ni se lleve las bombas de riego porque no podemos soportar ese tipo de cosas, valen mucho dinero y al final vamos a la miseria nosotros también.
-A principios de octubre comienza la campaña de recogida de aceituna de mesa en la provincia, ¿cómo se prevé la cosecha?
-Va a venir muy regular por el tema de la sequía y con unos precios que parece que van a ser bastante malos.
-¿Repercutirá en el empleo?
-La aceituna de mesa se coge casi en su totalidad a mano, por lo que es un sector que da mucho empleo, pero este año se van a reducir los jornales, aunque no hemos calculado cuántos.
-Del centenar de granjas lecheras de vaca que había en la provincia en los 90 se ha pasado a una docena en la actualidad. ¿El sector lácteo está al borde de la desaparición?
-Prácticamente no producimos ni el 10% de la leche que necesita la provincia de Málaga. Eso ocurre porque había muchos productores que la vendían directamente en los pueblos y al aplicar la normativa europea lo quitaron; otras estaban en los cascos urbanos y la legislación comunitaria obliga a sacarlas de los pueblos. Y sobre todo, el precio tan barato ha hecho que se hayan ido desmantelando las ganaderías. Esto es porque la industria impone los precios y al final el ganadero no puede repercutir la subida de los coste de producción y termina cerrando.
-Sí, pero no solo se está desmantelando en Málaga, sino en toda España.
En Tuenti

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.