diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 24 || Mañana 14 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«A las mujeres árabes les encantaría ser libanesas porque son libres»

CULTURA Y ESPECTÁCULOS

«A las mujeres árabes les encantaría ser libanesas porque son libres»

26.06.12 - 01:20 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Disfruta Maha Akhtar contando historias. Primero lo hizo con la suya propia, empezando por 'La nieta de la maharaní' -donde descubría sus orígenes como nieta de la malagueña Anita Delgado- y acabando con 'La princesa perdida', libro en el relataba su búsqueda interior y las emociones sentidas tras conocer la identidad de su padre. Ahora, esta risueña y extrovertida periodista y bailarina vuelve a indagar en su herencia, pero esta vez quiere desvincularse de aquel lazo con la maharaní para trazar una trama de ficción alrededor de cinco mujeres y un salón de belleza en Beirut. ¿El resultado? 'Miel y almendras' (Roca Editorial), su primera novela, con la que en menos de un mes ya ha alcanzado la segunda edición. Mañana la presenta en la librería Luces de Málaga (19.30 horas).
-¿Por qué cinco mujeres y un salón de belleza?
-Me inspiró un viaje que hice a El Cairo para ver a mi tía. Es una mujer muy coqueta y tiene su cita semanal en un salón de belleza. Acompañándola, vi que allí se reunía con sus amigas y otras mujeres que vivían en el barrio, mujeres de todo tipo, de diferentes niveles económicos y sociales, pero que en el salón eran iguales. Mi tía, que era la mujer de un diplomático; otra señora que venía de una familia más humilde. había de todo y todas eran iguales. Me encantó esta idea. Allí no tenían ni estatus ni la necesidad de aparentar, eran completamente naturales. Tenían libertad para hablar, no había ningún asunto tabú: problemas económicos, con la familia, con los maridos. Evidentemente, lo he situado en Líbano porque soy libanesa y es un país que conozco muy bien.
-¿Se siente más cómoda escribiendo sobre su entorno?
-A mí me gusta escribir sobre cosas de las que sé algo. No me llama la atención escribir sobre ciencia-ficción, no podría imaginar una historia así. No me saldría bien una novela de vampiros, pero de mujeres luchadoras y valientes sí sé, por eso creo que puedo crear mujeres naturales y creíbles. No son superwomen, únicamente están buscando la felicidad, como todos en el fondo. Estas mujeres tienen mucha fuerza y son muy valientes. A pesar de los malos tiempos, intentan seguir adelante. Aunque quiero dejar claro que no son personajes reales. La verdad es que me ha encantado la ficción. En las memorias hablas de tu familia, de situaciones dolorosas, y esto es como 'Las mil y una noches', pero moderno.
-Precisamente, dibuja una sociedad moderna.
-Beirut es una ciudad fascinante, cosmopolita, internacional. Las de la novela son mujeres libanesas, pero podrían serlo de cualquier parte del mundo. Son libres, hacen lo que quieren con su vida, son independientes, modernas. podrían ser mujeres españolas. La novela está basada en Beirut porque yo tengo una fascinación por la ciudad y el país, para mí es como un homenaje a mi herencia. Pero estas mujeres tienen inquietudes y preocupaciones como cualquier otra mujer.
-¿Tenemos entonces un concepto erróneo de la mujer libanesa?
-La mujer libanesa no tiene nada que ver con la mujer árabe. La percepción que tenemos en Occidente de la mujer árabe que va por la calle tapada, con el burka, sometida, esclava. no tiene absolutamente nada que ver con la mujer libanesa. Si la llamas árabe te va a responder que no, que es libanesa, pero con mucho orgullo. Es muy orgullosa de quien es y de su estatus porque es libre, podría ser una mujer occidental. Por eso es un poco referente para las mujeres, les encantaría ser libanesas.
Un país diferente
-¿Quería reivindicar eso en la novela?
-Sí, yo he querido mostrar que Líbano es un país muy diferente a otros países del Medio Oriente porque es un puente entre Occidente y Oriente, tenemos lo mejor del Occidente pero a la vez arraigados a nuestras propias tradiciones.
-¿Y eso cómo se percibe en otros países árabes?
-Muchos árabes lo eligen como destino para pasar las vacaciones, para ellos es un país libre. Líbano es un referente, aunque también la mujer libanesa.
-¿Y qué representan para ellos la miel y las almendras?
-Pues los ojos de la mujer libanesa tienen forma de almendra y además es morena, en realidad tiene mucho que ver con la andaluza, que también combina modernidad y tradición. A mí, vivir en Andalucía me ha hecho ver que esos ingredientes imprescindibles en los postres libaneses también lo son en los andaluces. Se trata de ingredientes muy mediterráneos. En cualquier casa de Málaga a Portugal hay miel y almendras. La libanesa y la española son culturas muy parecidas. Además, también quería jugar en el título con los sabores: siempre digo que la vida es muy dulce, pero también que nos da algún almendro amargo. Y eso les ocurre a estas mujeres.
En Tuenti
«A las mujeres árabes les encantaría ser libanesas porque son libres»

Maha Akhtar bucea en su herencia libanesa. :: VÍCTOR CUCART

Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.