diariosur.es
Sábado, 19 abril 2014
sol
Hoy 15 / 21 || Mañana 16 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
'El grito' en el cielo

CULTURA Y ESPECTÁCULOS

'El grito' en el cielo

Convulsión entre los coleccionistas al subastarse esta madrugada en Nueva York uno de los cuadros de Munch

03.05.12 - 01:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Salvo catastrófica sorpresa, 'El grito', la magistral pintura de Edvard Munch subastada la pasada madrugada en la sala Sotheby's de Nueva York, habrá ascendido al cielo de las estratosféricas cotizaciones artísticas que se dan en las subastas, un Olimpo en el que conviven un decena de piezas. Se daba por supuesto que la puja rompería la estimación de los 80 millones de dólares (casi 61 millones de euros) cifra alcanzda por un puñado de obras de genios como Picasso, Giacometi, Klimt o Van Gogh. El récord absoluto es para 'Los jugadores de cartas' de Paul Cézanne, adquirido por la familia real catarí por 250 millones de dólares (190 de euros), mientras que 'Muchacho con pipa', de Picasso, se vendió en 2004 por 104,1 millones de dólares (80 de euros ). 'El grito' subastado anoche es la única versión en manos privadas de las cuatro existentes de este icono de la modernidad y símbolo de la angustia existencial. Es un cuadro tan apreciado como poco visto. Mostrado fugazmente en Estados Unidos en los años setenta del siglo pasado, se ha exhibido de nuevo en víspera de la subasta y bajo estrictas medidas de seguridad, ya que otras dos versiones atesoran un rocambolesco historial de sustracciones. La archifamosa versión del cuadro de Munch se diferencia de las otras tres conocidas en el dramatismo que le da la viveza de su colorido, en especial en el rojo intenso del cielo, que contrasta con el amarillo y el azul del atardecer. Es además la única de las cuatro composiciones en la que uno de los dos personajes que aparecen en la parte la izquierda parece encogido por el dolor.
Marco original
La tercera de la cuatro versiones pintadas por Munch es también la única que mantiene el marco original decorado por el propio artista noruego, con un explícito poema aclaratorio sobre su génesis. Munch alude a un paseo por el entorno del psiquiátrico en el que estaba ingresada su hermana esquizofrénica como ambiente inspirador. Se tiene por cierto que la versión de 'El grito' que Munch pintó en 1893 es la primera de la serie. Pieza estelar del Museo Munch de Oslo, se trata de un dibujo sobre madera. Ese mismo año Munch debió elaborar la segunda versión, visitable a unos kilómetros de la primera, en la Galería Nacional de Noruega. Esta revisión, más definida y elaborada, fue la que se sustrajo en 1994 del museo público noruego durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Lillehammer,que concentraron toda la atención de país y que fue recuperada ese mismo año.
El segundo y más espectacular robo de 'El grito' fue el de su cuarta versión, pintada en 1910, y robada del sofisticado y modernísimo Munch Museum a punta de pistola en 2006 junto a otra obra, 'Madonna'. Ambas pinturas serían recuperadas en 2008 y exhibidas de nuevo en el museo. La tercera versión esta desde hace setenta años en mano de la familia Olsen, armadores noruegos. Thomas Olsen (1897-1969) fue vecino, amigo muy próximo y benefactor de Edvard Munch, de quien adquirió un buen puñado de obras desde finales de los años veinte.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
'El grito' en el cielo

Dos empleados muestran el cuadro subastado anoche. :: AFP

Más noticias de Cultura y Espectáculos
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.