diariosur.es
Miércoles, 17 septiembre 2014
sol
Hoy 22 / 25 || Mañana 22 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Siete historias de éxito y valentía

75 ANIVERSARIO DE SUR: DEBATES

Siete historias de éxito y valentía

Los fundadores de empresas innovadoras revelan sus orígenes y las claves de su desarrollo

16.03.12 - 01:32 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Vídeo: Rossel Aparicio, Pedro J. Quero, Salvador González
Sistemas de visión artificial para todo dipo de industrias

Software for Critical Systems (Softcrits) es una empresa creada en el año 2009 como una 'spin-off' de la Universidad de Málaga especializada en desarrollar soluciones 'software' para el control de los llamados 'entornos críticos'. Dichos entornos suelen ser industriales y están relacionados con la energía, la robótica y la visión por computador. De hecho, uno de sus principales clientes es la industria nuclear, que utiliza su tecnología para el control de radiaciones. Esta innovadora e hiperespecializada compañía nació del trabajo de un grupo de investigación de la UMA. «Los proyectos europeos para los que trabajamos fueron configurando un grupo de investigadores contratados que ya no estaban ligados a la Universidad. Y la empresa surgió por estos perfiles», explica su socio fundador, Manuel Díaz Rodríguez. Actualmente, Softcrits cuenta con ocho personas en plantilla y participa en proyectos de investigación que dejarían a cualquiera con la boca abierta. Visión artificial para el control de reactores nucleares, inspección de aviones con láser ultrasónico, sensores para el control energético en edificios, un sistema de análisis de compuestos cárnicos a partir de imágenes... «Hay multitud de nichos de mercado para nuestros sistemas de visión artificial», afirma el empresario.


El 'software' que se esconde detrás de la pequeña pantalla

De la alianza entre un profesional de los medios de comunicación (José Mesas) y un catedrático de la Universidad de Málaga (Emilio López Zapata) nació en 2001 la que hoy es una de las compañías tecnológicas malagueñas con mayor éxito internacional. Tedial, especializada en proporcionar tecnología de gestión de contenidos a cadenas de televisión, empezó a trabajar para compañías como Supercable, Canal sur o Antena 3. Hoy, el 90% de su negocio está fuera de España; tanto es así que sus responsables acaban de decidir que su web solo esté en inglés. «El año pasado hicimos seis grandes proyectos: Argentina, Venezuela, México, Turquía, Omán... Y solo uno en España», afirma López Zapata. Las investigaciones de López Zapata y su grupo de investigación en la UMA han sido una de las patas del éxito de Tedial, pero no la única. «Conozco a muchos investigadores que tienen vocación de transferencia tecnológica pero no les va bien como empresarios. ¿Por qué? Porque son muy buenos científicos pero no saben de gestión, de recursos humanos, de pedir financiación y, por supuesto, no saben vender. Tedial tiene éxito porque se incorpora gente de fuera de la Universidad, que tiene esos conocimientos que yo nunca tendré: la parte comercial, administrativa, gerencial. Hacer un producto es difícil, pero más difícil es venderlo y cobrarlo», afirma.

Una pyme que se ha hecho querer por las grandes

El Estudio de Ingeniería Lynka surgió de la iniciativa de cuatro ingenieros de telecomunicaciones recién salidos de la Universidad de Málaga. Su objetivo es «dar tecnología al sector de la construcción», según explica su director comercial, Gerardo Romero. Pese a su modesto tamaño, esta compañía afincada en el Parque Tecnológico ha conseguido internacionalizarse y tiene contratos en Italia, Nigeria y Brasil, ligados a la edificación de centros comerciales, teatros, hospitales o museos. Además, cuenta con una línea de servicios de consultoría para el sector energético que le ha permitido trabajar para empresas como Iberdrola o Endesa. «Trabajar para los grandes te permite saber cómo ser competitivo en un mercado global», asegura su representante. Para Romero, la fórmula mágica para que un proyecto emprendedor tenga éxito es «tener una idea, rodearte de gente buena y saber delegar en ella y establecer un patrón definido para poder ir creciendo». Lynka se ha nutrido de ingenieros salidos de la Universidad de Málaga, que suelen tener un «nivel excelente» pero flojean en los idiomas y la vocación internacional, según la experiencia de este empresario. Respecto al papel de la Universidad en el círculo de la innovación, opina que debe «respirar empresa, saber lo que demanda el mercado».

Un catedrático al frente de un proyecto empresarial

Fueron dos antiguos alumnos quienes convencieron al catedrático de la UMA Rafael Morales de lanzarse a la aventura de montar una empresa 'spin-off' junto a ellos. «Llevo treinta años dando clase y he ayudado a muchos alumnos a montar su empresa. Ahora yo estoy también al otro lado», afirma este tecnólogo. «Partimos de la idea de hacer una transferencia tecnológica desde el grupo de investigación al que pertenezco, vinculada al uso de dispositivos móviles como plataforma de servicios y medio de pago», explica. Hoy, sus servicios han evolucionado hacia la consultoría tecnológica. Morales defiende que la rigurosidad propia del trabajo universitario tiene muchas ventajas en la empresa, pero también que los investigadores tienen la asignatura pendiente de la comercialización. ¿Cómo compagina la tarea docente y la empresarial? «Quitándole horas al sueño y a la familia, no hay otra manera», confiesa.

Innovación en el tradicional campo de la arqueología

«Somos unos bichos raros», reconoce uno de los fundadores de Nerea Arqueología Subacuática, Daniel florido. «No hay muchas empresas que nazcan de la rama de Humanidades», se justifica. Efectivamente, esta firma centrada en la arqueología subacuática dio la sorpresa en 2003, cuando ganó el premio Spin-Off de la UMA. Pero que sean de Letras no quiere decir que no apuesten por la tecnología. «Es lo que nos ha permitido diferenciarnos de la competencia», asegura Florido. Así, fueron los primeros en aplicar instrumentos de geofísica, acortando el tiempo de las prospecciones, e introdujeron la topografía en tres dimensiones en un campo «muy tradicional, en el que apenas había innovaciones». Gracias a ello adquirieron renombre y actualmente tienen trabajos por toda España e incluso en el extranjero. Para Nerea, el apoyo de la Universidad y de otras instituciones públicas ha sido «un balón de oxígeno».

Tecnología para saber más sobre el cerebro y sus enfermedades

Para Brain Dynamics, la crisis es su «estado natural», ya que su nacimiento se produjo en 2008. Eso no ha impedido a esta empresa especializada en neurociencia aplicada crecer «desde una plantilla de una persona y media hasta las once actuales», según explica su impulsor, Antonio García Linares. La relación de esta compañía con la Universidad de Málaga fue estrecha desde sus inicios, ya que cuenta como socios con siete profesores doctores que se encuadran en diferentes grupos de investigación. Además, recibió el premio Spin-Off y la financiación del Proyecto Campus le dio «oxígeno para crecer». Su fundador sigue defendiendo una relación «bidireccional» con la UMA, con el fin de «devolver parte del conocimiento que nos ha dado». Actualmente Brain Dynamics está en plena consolidación, con tres grandes proyectos centrados en estudios sobre enfermedades neurodegenerativas.

Ingeniería malagueña en aeropuertos de medio mundo

Dos ingenieros aeronáuticos sufriendo un ataque de vértigo en una oficina del BIC Euronova. Así empezó la historia de Aertec, una empresa malagueña de ingeniería aeronáutica que ya supera los 200 empleados (el 80% de ellos universitarios) y tiene sedes en Ammán, Casablanca, Lisboa y Touluse, además de en Madrid, Barcelona y Sevilla. Sus fundadores, Antonio Gómez-Guillamón y Vicente Padilla, renunciaron a exitosas carreras en multinacionales para cumplir su sueño de fundar su propia empresa en su ciudad natal. Hoy, su proyecto va a velocidad de crucero, con contratos en aeropuertos de medio mundo y con Airbus. Para Gómez-Guillamón, «el éxito llega si aprovechas tus conocimientos, si te centras un objetivo, si cuidas los detalles, si eres constante, si trabajas con ganas». «Convertirse en experto en algo, esa es la clave», añade. Y lo más importante: «No olvidar la parte emocional, perseguir tu sueño».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.