diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 22 / 27 || Mañana 21 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Profesores del siglo XXI

LA TRIBUNA

Profesores del siglo XXI

24.11.11 - 01:29 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ls aulas, los centros, el alumnado están comenzando a no ser lo que eran. Consecuentemente el profesorado tampoco debe serlo. La irrupción de las TICs en la sociedad, en el ocio, en los procesos productivos, en el comercio, en la industria, en el consumo, en la comunicación, en la creación, abre múltiples posibilidades de avance, progreso y mejora de la calidad de vida. ¿Alguien piensa que la Educación puede quedarse atrás? Y es que las tecnologías de la información y la comunicación han llegado para quedarse. Y evolucionan con nosotros. O nosotros evolucionamos con ellas.
No fue ninguna ocurrencia coyuntural o extemporánea que el presidente del Gobierno anunciara en el Debate sobre el Estado de la Nación el 12 de mayo de 2009 la implantación de la Escuela 2.0: esto es, la modernización de las aulas y la entrega de ordenadores portátiles al alumnado desde 5º de Primaria, hasta la finalización de la ESO. Aunque no todas las comunidades se acogieron a esta propuesta financiada a la par con fondos europeos, Andalucía sí. Resultado de lo cual a día de hoy se han distribuido en Málaga más de 76.000 portátiles: 70.413 a los estudiantes malagueños, 5.693 a su profesorado y otros 2.143 ordenadores de aula. Y los libros de texto digitales se abren paso en las aulas.
Sólo en la provincia de Málaga ya se han dotado 2.143 aulas de 5º y 6º de Primaria y de 1º y 2º de ESO con pizarras digitales interactivas (PDI) dotadas de cañón de videoproyección, audio y conexión wifi a Internet. También se está multiplicando por 3 el ancho de banda de los centros educativos con conexiones generalizadas de entre 10 y 30 Mbps, de lo que ya se benefician 50 centros educativos malagueños. Se podrá ser más o menos tecnofílico o tecnofóbico, pero a estas alturas ¿a alguien le quedan dudas de que Internet tiene ya mucho que ver en nuestras vidas y continuará teniendo una influencia creciente, de que nuestros alumnos de ahora ocuparán profesiones que están por venir y habrán de utilizar tecnologías que aún ni se conocen?
Permitir a todo el alumnado que se desenvuelva con absoluta naturalidad en el uso de la herramienta informática y que sea capaz de dedicar su mente a las propuestas y retos a través de aplicaciones y recursos tecnológicos interactivos no es más que facilitarles su integración normalizada en el mundo donde tendrán que desenvolverse y que les va a tocar dirigir en no mucho tiempo.
Hasta la informatización generalizada de la gestión administrativa y docente de los centros educativos andaluces a través de la aplicación informática Séneca, incluye nuevas formas de intercomunicación digital del profesorado con el alumnado y sus familias. Otro ejemplo significativo de la nueva realidad escolar la conforman los centros bilingües, fundamentalmente en inglés, siguiéndole en francés y finalmente en alemán. Ya hay 132 Colegios e Institutos malagueños que ofertan enseñanzas bilingües de las que se benefician 13.000 escolares. Es el 26,35% del alumnado de Infantil, el 16,57% del alumnado de Primaria y el 14,57% del alumnado de Secundaria.
La Tecnología es una buena herramienta, pero sin un buen profesor serviría de poco. Probablemente de nada. Parece evidente que ni el profesorado en ejercicio puede ser ajeno a la nueva realidad ni el futuro profesorado puede desconocerla. Si tuviéramos que describir el perfil ideal de una profesora o un profesor del siglo XXI en esa Escuela que ya está aquí y la que viene, debería ser fundamentalmente una persona con una gran capacidad de comunicación y persuasión. Un auténtico comunicador del conocimiento, de la curiosidad por aprender, del disfrute del aprendizaje, del querer saber, del plantearse dudas ante las supuestas evidencias de la vida, con su mente abierta a lo que está por venir. Y por descontado también gran conocedor científico de su área de conocimiento y en permanente formación y reciclaje.
Además habría de dominar la comunicación oral y escrita -e incluso gestual- no solamente en su lengua sino también en una segunda, y tercera lenguas.
El uso, manejo y dominio de las tecnologías de la información y la comunicación serían imprescindibles para el profesor. No se trata de ser sólo un mero usuario de propuestas preestablecidas. Se trata además de ser un creador de contenidos, de moldear y materializar ideas para convertirlas en propuestas tangibles, accesibles y asequibles por el alumnado. De conocer y escudriñar Internet y todos los recursos al alcance para enriquecer permanentemente el aprendizaje de los alumnos y alumnas. Y ser creativo, fomentando la creatividad y la participación del alumnado.
Blogs, webs y gestores de contenido on line, libros digitales, podscats, wikis, chats, plataformas e-learning, videocreación, presentaciones animadas de imágenes y contenidos, documentos compartidos, contenido accesible en la nube, redes sociales, . no deben tener secretos para el nuevo docente. Porque su reto permanente es el de comunicar ideas y conocimiento utilizando las mejores estrategias de seducción intelectual de su alumnado. Y para ello las TICs son grandes aliadas. Estos superdocentes no están tan lejos. Muchos están ya en nuestras aulas y otros se están formando ahora para llegar a ellas.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Mundo
más videos [+]
Mundo

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.