diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 23 / 25 || Mañana 22 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Guadalquivir con b de boina

EL MIRADOR

Guadalquivir con b de boina

El centralismo bético albergaba no sólo la idea delirante de apropiarse del Guadalquivir sino la cuenca sur

18.03.11 - 01:31 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La cuenca del Guadalquivir se extiende por cuatro comunidades; todo un fastidio para los dirigentes políticos andaluces empeñados en que el río perteneciera solo a Andalucía. Así que esa peculiaridad enojosa de la naturaleza fue resuelta mediante una solución maravillosamente simple: quedárselo por votación.
-Oigan, que es que también afecta a Murcia, La Mancha y Extremadura.
-Ya vamos a empezar a joder con la Geografía. Cuando no dais por saco con las matemáticas o el Código Penal, es con los mapas. Vamos a ver si nos entendemos, se-ha-de-ci-di-do-por-ma-yo-ría-sa-gra-da.
-Sí, pero es que...
-Pero nada; o somos demócratas, o no somos. Si este Parlamento dice que 2+2 son 5, pues...
-Sí, ya, ya, nos la hincáis.
Detrás de este episodio chusco del Guadalquivir, que tiene algo de ficción de Borges (unos mandatarios delirantes que deciden apropiarse de un río de cuatro territorios) y algo de chiste de Gila («oiga, es la Cartografía Nacional...mire, nos va a poner el Guadalquivir sólo en Andalucía, sí, lo hemos votado aquí, sí, todos, la izquierda y la derecha...»), hay un cuadro clínico lleno de patologías políticas contra la razón. Del aldeanismo a la arbitrariedad, al episodio no le falta ningún despropósito. Y finalmente el Tribunal Constitucional ha puesto coto a la astracanada; pero si Extremadura no llega a denunciar esta farsa andaluza, o la versión castellanoleonesa del Duero, la política habría consagrado ese disparate como ley de rango superior. Todo un retrato de la política, capaz de reinventar la geografía a la medida de los intereses simbólicos de las autonomías para construir sus mitos identitarios. Un esperpento.
Este enredo inconstitucional orquestado en la corte de Sevilla difícilmente podría haberse producido sin la pólvora del aldeanismo autonómico. La idea de apropiarse de los ríos es una de las fantasías más pueblerinas de los virreyes territoriales; de una catetez ciega, sin duda de tanto calarse la boina regional hasta el entrecejo. Pero además estaban advertidos de vulnerar una directiva europea sobre la unidad de cuenca. Ahora toda la política hidrológica de la Junta de Andalucía ha quedado en evidencia. El centralismo bético albergaba no sólo la idea delirante de apropiarse del Guadalquivir sino además la cuenca sur, absolutamente independiente, sacando de Málaga una Confederación Hidrográfica histórica para concentrar la burocracia en la capital. Y esa es una fechoría ya consumada, salvo que el PP rectifique el error. En definitiva es un capítulo más de la política desconectada de la realidad. Ahí donde la Ley o la Geografía ya no significan nada. Si hay que reinventar el mapa, se reinventa.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Mundo
más videos [+]
Mundo

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.