diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 21 / 29 || Mañana 18 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un mundo de microrrelatos

TERRITORIOS

Un mundo de microrrelatos

12.02.11 - 01:41 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Como si de una leyenda urbana se tratar, hay quien afirma que el microrrelato nació como una necesidad práctica, la de leer una historia completa antes de irse a dormir y que no durara más de cinco minutos. No hay tiempo para nada y esta píldora narrativa satisface el deseo lector. Bromas aparte, el microrrelato se ha ido imponiendo en los últimos años con una fuerza indiscutible y ya hay publicados estudios teóricos de nivel sobre su evolución y su estructura. Desde USA hasta Europa, los autores que lo cultivan con éxito son cada día más abundantes y no precisamente por las prisas en las que nos movemos.
En la tradición narrativa se considera que el texto debe tener una ordenación tripartita, la que se corresponde con los conceptos de planteamiento, nudo y desenlace; esta distribución no es fija ni mucho menos y el autor la puede alterar en función de sus intereses; puede primar una parte sobre otra; por ejemplo, detenerse más en los antecedentes que en la acción principal o en el final; incluso puede eliminar una de las partes, pero lo que demuestra la experiencia de la recepción es que el final es determinante. Hay obras con final abierto pero no es lo que el lector espera; de alguna manera se exige al narrador que 'acabe' la historia y esta exigencia se da con más fuerza en los microrrelatos.
El llamado 'efecto único', el efecto sorpresa, es clave en estos textos breves -aunque la crítica no se pone de acuerdo, como casi siempre, en la extensión exacta del microrrelato aceptamos que no deben sobrepasar las novecientas palabras- porque la brevedad va en relación inversa con el interés que la sorpresa produce. No hay extensión suficiente para dejarlo abierto; lo que no quiere decir que no queden al final varias posibilidades pero sin la nebulosa de ciertos experimentalismos que no convienen a este tipo de textos.
'La sombra del escapista' fue la primera novela de Rubén Abella en 2002 y, además de obtener el Premio Torrente Ballester, fue muy bien recibida por la crítica; en la misma línea de aceptación, la segunda, 'El libro del amor esquivo' de 2009 y los relatos de 'No habría sido igual sin la lluvia' de 2007. Adelantaré que esta nueva incursión en el microrrelato lo confirma como un excelente cultivador del mismo. Tienen estas historias la peculiaridad de una estructura en red; quiero decir que lugares y personajes aparecen en diferentes textos de manera que se puede establecer una secuencia más extensa; son episodios independientes pero que confirman las características de los personajes y también de las situaciones.
Un buen ejemplo es la serie de cinco microrrelatos dedicados al Viaducto. En la tradición literaria, basada en hechos reales, el Viaducto es un lugar muy frecuentado por los suicidas. Abella nos ofrece cinco posibilidades. Una chica que se va a tirar, un hombre que desea evitarlo pero no lo consigue; el efecto sorprendente es que un anciano ve la escena y acusa al hombre de empujarla. La chica está dispuesta para saltar y el joven la ve, sigue su camino y no hace nada por ayudarla, la joven se estrella contra el asfalto. La muchacha está dispuesta a saltar y Óscar se acerca sigilosamente y la empuja. La joven va a saltar y Óscar se lanza para sujetarla, él queda en equilibrio inestable con medio cuerpo fuera. Finalmente, la chica cae y, de pronto, de manera fatal, se arrepiente, pero ya es demasiado tarde.
Esta combinatoria es original y excelente en sus resultados narrativos. Un rasgo de estos textos es que el lector espera una sorpresa en cada uno de ellos, pero esta sorpresa no necesariamente tiene que ser imprevista. Dos vecinas se encuentran en el rellano de la escalera y empiezan a contar sus males, cada una está más enferma que la otra, hasta que una se tiene que dar por vencida. No hay nada especial, es una escena que se repite en los ambulatorios, en la calle, es una competición que se basa en «yo más.». La pluralidad de situaciones en las diversas historias convierten al libro en amena y, en muchos casos, divertida lectura sin perder por ello intensos componentes dramáticos. No hay que olvidar que la brevedad intensifica el efecto propuesto. Quiero destacar el humor como una de las claves de los textos. Una señora, doña Trinidad, entra en la tienda en la que tiene una deuda más que abultada, las parroquianas le preguntan por la salud de su marido, Antonio, que padece una depresión. Doña Trinidad solloza compungida y solicita al dependiente unos exquisitos manjares muy caros, «es para Antonio. Parece que estas cosas lo animan un poco». Doña Trinidad se marcha sin pagar.
La ironía es otro elemento clave. Horacio es un jubilado que no tiene tiempo para nada. Está todo el día ocupado. Por la mañana tiene que atender las llamadas de las compañías de teléfono que le hacen las más variopintas ofertas; después tiene que leer el correo de los bancos para decidir dónde pone su cuenta, en función de los relojes, de los bolígrafos, de los electrodomésticos que usan como señuelo; en suma, que no para.
Telémaco y Primitivo ya están aparcados, se reúnen todos los días y critican la velocidad con la que las gentes se mueven, añoran sus años mozos, pero en realidad el miedo es lo que los mueve, el miedo a quedarse el uno sin el otro. Un libro de calidad sin dudas.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Un mundo de microrrelatos
Videos de Culturas
más videos [+]
Culturas

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.