diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 16 / 24 || Mañana 14 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Confesiones íntimas

GENTE Y TELEVISIÓN

Confesiones íntimas

«Adoro la lencería para jugar con ella», declara Judit Mascó en el homenaje al maestro corsetero Andrés Sardá

22.01.11 - 01:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Qué le pide usted a un sujetador? Era la frase que, hace décadas, solía disparar Andrés Sardá a cualquiera de sus selectas clientas. «Comodidad, confort, elegancia...», solían contestar ellas recatadas. «Ya, ya... -respondía el diseñador- ¿Y qué más? Porque supongo que también querrá que desafíe la ley de la gravedad. ¿O no?» Esas y otras anécdotas se recordaron el pasado lunes en el homenaje tributado en Barcelona al pionero y revolucionario de la moda íntima, Andrés Sardá, con motivo de su medio siglo en el oficio, y también con ocasión de la publicación de un libro que bajo el título 'Moda, amor y arte' recoge la incomparable trayectoria de un hombre que comenzó poniéndole una mantilla a Jackie Kennedy (la empresa familiar se había fundado en 1898 como fábrica de mantillas) y terminó vistiendo los interiores más recónditos de las estrellas más rutilantes del planeta.
Desde Elsa Pataky a Paris Hilton, pasando por Julianne Moore, Shakira, Ángela Molina, Penélope Cruz, Marta Sánchez, Paulina Rubio, Monica Belucci... Todas han llevado alguna vez un 'suje', unas braguitas, un negligé o un bañador firmado por Andrés Sardá. Y, por supuesto, todas las 'tops' nacionales e internacionales, empezando por Naomi Campbell, conocen la comodidad y precisión de su patronaje milimétrico. Arquitecto de interiores. Así se podría denominar al hombre que conquistó el corazón de la moda de París y consiguió que la siempre reservada y discreta Verónica Blume venciera su timidez a la hora de lanzarse a la pasarela semidesnuda, que Martina Klein se sintiera «más vestida con la lencería de Sardá que con un abrigo» o que la juguetona Judit Mascó le ponga de vez en cuando un poco de sal y pimienta a su prolongadísima relación conyugal.
Martina, Judit, Verónica (ahora centrada en su labor como maestra de yoga) y otras modelos de su quinta ya retiradas como Gurus Segovia o Julianne Brandmayer, que actualmente trabaja como azafata para una línea aérea alemana, se reunieron junto a otros famosos como Custo Dalmau y Rafael Amargo en el cóctel celebrado esta semana en el Espacio Disseny Hub Barcelona, frente al Museo Picasso, con Nuria Sardá como anfitriona. Nuria, diseñadora, hija y continuadora de la obra de Andrés Sardá, se encargó de representar a su padre, a quien su avanzada edad y una precaria salud no le permitieron acudir a su homenaje.
Un sujetador con nombre
La nostalgia de aquellos gloriosos desfiles en Cibeles y Gaudí no tardó en llegar al corrillo de las 'tops', del que emergían continuas carcajadas: «¿Te acuerdas cuando...?» Los desfiles en ropa interior son una fuente inagotable de anécdotas «Yo en uno hasta lloré», contaba Klein. Pero ha llovido mucho desde entonces y Martina ya tiene tablas suficientes como para apartarse la blusa y mostrar un sugerente tirante: «Este sujetador de encaje lo bautizó Sardá con mi nombre. Me lo pongo en ocasiones especiales, je, je...», confesó la actual novia de Alex Corretja. Y anunció que pronto debutará como actriz de cine en la película 'Águila Roja'. Muy lejos de aquellas pasarelas, Verónica Blume precisó que «el yoga me ha enseñado a mantener una relación mucho más sana con mi cuerpo que la que aprendí con la moda».
Judit Mascó, ya de vuelta a sus 41 años de todos esos «complejos, aprensiones y manías que curiosamente tenía de jovencita, cuando era mucho más guapa que ahora», se reía del corte que le provocaba desfilar en ropa interior, «porque siempre me parecía que la de al lado tenía el trasero más bonito o las piernas más largas que yo». Madre de cuatro hijas «que como casi todas las niñas de ahora quieren ser actrices, modelos, cantantes y famosas», y con una adolescente en casa, Mascó se toma la vida «con toda la filosofía y el humor que puedo» y reserva las prendas más sexys de Sardá (sobre todo, «las de color negro») para, de tanto en tanto, darse una alegría y revitalizar su matrimonio con el abogado Eduardo Vicente, que ya dura 17 años.
«Adoro la lencería para jugar con ella. Y cuando me preguntan cómo he logrado llevar tanto tiempo felizmente casada digo la verdad: Echándole muchas ganas, imaginación y empeño».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Confesiones íntimas

Verónica, Martina y Judit, durante el homenaje a Andrés Sardá. :: R.C.

Videos de Gente y estilo
más videos [+]
Gente y estilo

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.