diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 23 / 30 || Mañana 22 / 29 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Gran caja, gran sede

EL MIRADOR

Gran caja, gran sede

Ahora toca también un punto clave: Unicaja debe devolver a Málaga lo que Málaga ha dado a Unicaja

05.07.10 - 01:45 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
No es la hora del localismo para dirimir la sede de la 'gran caja'. Sin embargo, eso es algo que hay que hacer, y habrá que hacerlo más pronto que tarde. De momento rige un criterio amenazante: 'no toca hablar de la sede'. Eso apunta a postergar el problema para imponer la solución cuando ya sea irreversible, como hecho consumado. La sede es parte de la propia fusión. Cuando los políticos empiezan a pastelear, hay que acojonarse. Y agarrarse la cartera.
El localismo no debe determinar la sede de la gran caja andaluza. Esto parece obvio. Es algo que debe determinar la política, y la Política con mayúsculas. Los dirigentes andaluces tienen la tarea incómoda de elegir. Lo de la sede no es fácil, como todo lo que afecta a lo simbólico, pero para eso se les paga. Y conviene cortar la imagen de los alcaldes con la boina envolviéndose en la bandera de su ciudad como agustinillas de Aragón dañando así la credibilidad del proyecto. Esto reclama Política, con sus tres ces: criterio, coraje, claridad.
El argumento para la sede no debería ser contable. Unicaja es mayor, y esa es una razón, pero una razón menor. La sede no debería decidirse por la altura de la morosidad, sino por la altura de la política. Treinta años de centralismo ha resucitado el adn de las taifas, el veneno del localismo. Ese centralismo casposo fue la semilla de la desvertebración, y ésta es otra oportunidad para desandar el fracaso autonómico. Si Granada es ya sede judicial, parece lógica la sede financiera de Málaga. Sin excusas bobas de capitalidades. De hecho muchas grandes economías tienen separada la sede política y financiera, según el modelo de EEUU con Washington y NY.
La sede simbólica es una opción siempre conveniente, y en este caso imprescindible. Ahí está el Banco Santander: la sede social nunca ha dejado el Paseo de Pereda en provincia, aunque haya otras plataformas de operaciones. Eso sí, lo simbólico y lo operativo no son excluyentes.
El papel de Unicaja va a ser clave. Su presidente es un hombre inteligente, discreto, escurridizo. Ha llegado al final del camino y está por ver cómo hace la retirada personalista a su Aventino. Es de Sevilla. Bajo su mandato, parte del éxito de Unicaja ha sido anteponer los intereses de la gestión a todo, pero ahora toca un punto clave: Unicaja debe devolver a Málaga lo que Málaga ha dado a Unicaja. Su responsabilidad social no acaba con el baloncesto o con el lío ése que han organizado en el puerto y pretenden justificar con un centro cultural bajo sospecha. Mientras Cajasol se prepara con la Torre Pelli como sede colosal en Sevilla, aquí Unicaja carece de una sede representativa. Esa imagen de provisionalidad no ayuda. Hay que mover ficha.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Mundo
más videos [+]
Mundo

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.