diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 25 / 30 || Mañana 23 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La magdalena de la caja única

EL MIRADOR

La magdalena de la caja única

En su camino hacia el Damasco de 2012, parecen haber entendido al alimón que tenían la fe equivocada

01.07.10 - 01:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Lo de la caja única es como 'la magdalena de Proust', el mítico episodio de Chez Swann, cuando el escritor prueba una magdalena mojada en té que de repente le devuelve al mismo sabor de su infancia, un viaje a la memoria activado entre las papilas gustativas y el cerebro evocando aquellos días lejanos. Con la caja única ocurre algo similar. Apenas la mención de esas nueve letras basta para activar en el cerebro los años finales del siglo XX, cuando ese proyecto estaba en primera línea de la agenda andaluza, en el centro de una guerra de guerrillas de la clase política. Años después, sigue ahí, como el sabor de la magdalena de Proust, evocando una vieja realidad.
Ahora los dirigentes andaluces han regresado a 'la caja única'. Desde hace más de diez años Arenas era su mayor enemigo, y Griñán se había desmarcado de las interferencias políticas en los procesos de fusiones del sistema financiero. Ayer los dos se hicieron la foto, contra su propia costumbre, para hacer público el entusiasmo de ambos para liderar ese proyecto hasta ahora inaceptable. En su camino hacia el Damasco de 2012, parecen haber entendido al alimón que tenían la fe equivocada o un serio problema de miopía.
El fracaso del proyecto primitivo sumó dos factores muy andaluces, cada uno de ellos desastroso por sí solo: el cortoplacismo táctico de los dirigentes políticos y el localismo. La victoria socialista de 1996 casi había hundido las esperanzas de Arenas de un gobierno de derecha en Andalucía para su generación, así que nada le parecía menos interesante que una gran caja controlada por la Junta para aumentar su influencia. Desde entonces Arenas es, como los mayordomos de las novelas de Agatha Christie, el principal sospechoso de ayudar a matar los proyectos de fusión en Córdoba y otras ciudades. En todo caso no es el único, porque los propios dirigentes socialistas actuaron con tanta agresividad intervencionista que asustaron a los responsables de las entidades, incluso de izquierda, que se unieron a los alcaldes de campanario contra la amenaza inquietante del centralismo sevillano.
Ahora, muchos años después, los dirigentes andaluces parecen aceptar que Andalucía necesita una gran entidad. Perdieron la gran oportunidad de adelantarse a este proceso al que ahora llegan con retraso y con muchos problemas añadidos. No es tarde para rectificar, pero quizá es tarde para creer en ellos. Parece que Arenas simplemente ha entendido que puede ganar las elecciones y que le sería muy útil; y Griñán ya sabe que es una de sus bazas. Esta es su altura de miras. Un clásico de la política alemana ya dijo que 'el politiquillo trabaja para las próximas elecciones, y el estadista para las próximas generaciones'. Pues eso.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Mundo
más videos [+]
Mundo

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.