diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 15 / 20 || Mañana 17 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Chapuzas por Tai-Chi

MÁLAGA

Chapuzas por Tai-Chi

17.04.10 - 02:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«En el Banco del Tiempo hay una mezcla de culturas y de edades. Me da la oportunidad de conocer a gente; de ampliar el círculo de amigos y de conocidos».
«Una de las cosas que más me gusta es que el tiempo es igualitario. La hora de un cerrajero se valora igual que la hora de un informático».
«Se trata de recuperar valores de confianza; compartir espacios de tiempo y poner en valor actitudes que no se suelen reconocer económicamente».
Cuando Gemma del Corral decidió participar en la nueva experiencia promovida por el área de Igualdad de Oportunidades de la Mujer que ella dirige, se preguntó qué habilidad, cualidad o destreza poseía que pudiera interesar a los demás tanto como para reclamarla. A las 'agentes del tiempo' -Laura López, de la asociación Arrabal y Nieves Gómez, de la Federación de asociaciones de mujeres Ágora- la inquietud mostrada por la directora del área les resultó familiar. Desconocer qué se puede ofrecer al otro es un sentimiento común a la mayoría de personas que se acercan al Banco del Tiempo, un programa que funciona desde hace once meses en el distrito Centro de la capital, cuya filosofía se basa en dar y en recibir.
Después de hablar con Gemma del Corral, determinaron que una de las cosas que debía hacer muy bien era asesorar en la compra de complementos de moda: «Parece que tengo un don especial para comprar cosas a buen precio y para asesorar en temas de imagen. Mis compañeras y amigas siempre me han 'explotado' en ese terreno». Así que ahora, junto a la casilla en la que aparece su nombre, la directora del área de la Mujer oferta acompañamiento para realizar compras, asesoría de imagen, de protocolo y conversación.
Oferta para conversar
¿Conversadora? «Me encanta relacionarme, y hablar», reconoce Gemma del Corral, que ya ha recibido demandas para esta oferta: «Sí; ha habido quien me ha reclamado para tomar un café y charlar un rato», explica. A Laura López, 'agente del tiempo' tampoco le extraña: «Hay personas que demandan ser escuchadas. Quieren, por ejemplo, plantear a alguien ajeno una cuestión y recibir opinión, consejo o asesoramiento desde una perspectiva externa». En el Banco del Tiempo también hay quien está dispuesto a abonar las horas precisas a quien acepte a ir al circo; dedicar una hora de su tiempo a enseñar papiroflexia; planchar la ropa a cambio de aprender inglés o chino o pasear al perro de otro a cambio de recibir un masaje.
Los clientes de este banco pagan en horas a través de una chequera que les dan al inscribirse al programa. Pueden abonar directamente a la persona que ha cubierto su demanda; que así podrá gastar la ganancia en cualquier de las otras actividades propuestas.
Lourdes España ofrece clases de Yoga los miércoles, de seis a ocho. Profesora de inglés jubilada, quiso ofrecer los beneficios que proporcionan las 'asanas' a través de este sistema de intercambio, que a su vez le permite conocer gente de diferentes edades y también de diferentes culturas: «Amplío mi círculo de amigos», afirma. En estos momentos desconoce el saldo de su cuenta, pero sí sabe que ha gastado horas en arreglos de ropa, en el taller de Tai-Chi; en algunas salidas culturales, en un taller para ejercitar la mente y en el pago de chapuzas.
Las chapuzas, por ejemplo, las ha hecho Claudio Raúl Doda, rumano de 37 años, ingeniero industrial y uno de los usuarios más activos del programa. Calcula que su saldo positivo puede estar en torno a las 15 horas, y eso a pesar de gastar unas tres horas semanales en recibir clases de inglés, Tai-Chi y Yoga. Se apuntó en el Banco del Tiempo porque necesitaba que alguien le arreglara el virus que le había infectado el ordenador: «No podía pagar 60 ó 70 euros y vi que aquí había informáticos».
A Claudio le gusta el hecho de que el valor del tiempo sea igualitario: «Se paga lo mismo por la hora de un cerrajero que por la de un ingeniero». Las horas de charla y compras de Gemma del Corral valen igual que las de Nora, a la que la directora del área de la Mujer ha pagado en tiempo para que le enseñe los secretos del pollo al estilo 'Merilan'.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Chapuzas por Tai-Chi

Lourdes España, usuaria del Banco del Tiempo, ofrece un taller de Yoga. :: ÁLVARO CABRERA

Busco trabajo

Primer empleo

Buscar
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.