Solo 167 estudiantes reciben la beca de la Junta para acreditar el nivel B1 de idiomas

Estudiantes en la biblioteca general de la UMA / Ñito Salas

A los universitarios se les abonan hasta 300 euros por los gastos, pero el escaso éxito de esta medida ha llevado a la UMA a enviar hasta tres circulares para su difusión

FRANCISCO GUTIÉRREZ

Son 300 euros, que no vienen mal, y con el único requisito de justificar el gasto realizado en una academia o centro público o privado para prepararse el examen del nivel B1 de un idioma. Aún así, son muy pocos los universitarios malagueños que solicitan esta beca, y menos los que la consiguen. Y eso que acreditar este nivel de idiomas, un B1, (independientemente del que sea) es desde hace años un requisito indispensable para poder alcanzar el título de graduado.

Una situación que ha alarmado al Vicerrectorado de Estudiantes de la UMA, donde no se explican que los alumnos no soliciten esta beca, que fue presentada hace dos años por la presidenta andaluza, Susana Díaz, como un gran logro y ayuda para los estudiantes andaluces.

«Me he enterado por casualidad»

De pura «casualidad» ha conocido Jesús la existencia de estas becas de la Junta. Estudió en una academia de inglés, Clip, y acudió esta semana a solicitar la factura que pueda acreditar el coste de los estudios, un requisito necesario para conseguir los 300 euros de beca. «En tres años es el tercer alumno que me pide la factura para esta beca», reconoció el responsable de la academia, Javier Rodríguez. Y eso que son muchos los universitarios que pasan por estas aulas. Incluso tienen cursos intensivos para aquellos que tienen más urgencia en conseguir la acreditación del B1. Una de las alumnas de estas clases intensivas es Cintia Rueda Muñoz. Estudia tercer curso de Educación Primaria y «no quiero llegar al final de la carrera y tener colgado el B1», dijo. Es becaria general, por lo que podría solicitar también esta de la Junta, aunque, como muchos otros compañeros, «no sé exactamente cómo va», reconoció.

Según los datos facilitados por la propia Universidad de Málaga, este curso pasado recibieron 262 solicitudes de beca, de las que 95 fueron denegadas y, por tanto, se concedieron 167. Es una cifra incluso algo inferior a la de becas concedidas el año pasado, 174. «Son muy pocas becas», reconoce el vicerrector de Estudiantes, José Francisco Murillo. Por esto, y antes de que expire la convocatoria de estas ayudas, el próximo día 16 de este mes, este vicerrectorado va a enviar «hasta en tres ocasiones» información personalizada a las cuentas de correo universitario de los estudiantes, para recordarles que pueden solicitar esta ayuda. «También nos hemos puesto en contacto con el consejo de estudiantes de la UMA para que den difusión por su parte por redes sociales y los medios que consideren oportunos», especifica el vicerrector. Y es que, señala Murillo Mas, «los mecanismos de información tradicionales, como es la página web, se están mostrando insuficientes para difundir una convocatoria como esta».

Durante el pasado curso académico 2016/2017 cursaron estudios en la Universidad de Málaga un total de 35.322 alumnos. De ellos, 30.740 corresponden a enseñanzas de grado, 2.631 a estudios de máster universitario, 538 a titulaciones en proceso de extinción y 1.413 a estudios de doctorado.

La acreditación de un nivel B1 en un segundo idioma extranjero (normalmente el inglés) es un requisito imprescindible para que los alumnos puedan tener el título de graduado. Y para muchos alumnos se convierte en un problema. Casi una cuarta parte de los estudiantes se encuentran con la carrera terminada, pero sin la posibilidad de solicitar el título correspondiente por no cumplir este requisito. «Lo van dejando año tras año, y luego vienen los problemas que tenemos, que van a solicitar el título y se les exige el B1. Es entonces cuando tratan de ponerse las pilas», resume José Francisco Murillo.

En este nivel B1 se pretende que el alumno tenga un repertorio lingüístico lo bastante amplio como para desenvolverse y un vocabulario adecuado para expresarse, aunque un tanto dubitativamente y con circunloquios, sobre temas tales como su familia, sus aficiones e intereses, su trabajo, sus viajes y acontecimientos actuales. Por encima de este nivel B1 se encuentran el B2 y el C, también con dos subdivisiones, que es el más avanzado.

Segunda beca

Desde este curso los universitarios pueden solicitar una segunda beca para mejorar el nivel del idioma, o para acreditar otro diferente al inicial. La Junta de Andalucía aprobó este pasado mes de junio una modificación del decreto que regula estas ayudas para incluir esta novedad, lo que supone solicitar una segunda beca, por el mismo importe, para seguir ampliando los conocimientos en idiomas. La Junta prevé que unos 6.000 universitarios en Andalucía se beneficiarán este año de las becas para el examen que acredita las competencias lingüísticas para los títulos de grado o máster, que en esta convocatoria destinará 2,7 millones de euros para estas ayudas.

Fotos

Vídeos