La UMA realiza su mayor oferta de empleo, con 187 plazas de profesores

Reunión del consejo de gobierno de la UMA, en una imagen de archivo./
Reunión del consejo de gobierno de la UMA, en una imagen de archivo.

La Universidad está pendiente de que la Junta autorice la contratación de otros 132 ayudantes doctores

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los años de estrecheces en la Universidad de Málaga ya son historia. El consejo de gobierno de la UMA aprueba mañana la mayor oferta de empleo público conocida en muchos años: 187 plazas entre titulares (personal funcionario) y contratados doctores (personal laboral, pero fijo). Pero es que a estas plazas de personal fijo hay que sumar las 132 de ayudantes doctores (personal laboral con contratos de un máximo de 5 años), que están pendientes de autorización por parte de la Junta de Andalucía. La Universidad tiene tres años para ir dotando estas plazas. En previsión de este incremento de plantilla, los presupuestos de la UMA han incluido 5 millones más en gastos de personal, que alcanzan (capítulo I) los 159 millones de euros, de un presupuesto total de 254 millones.

Una oferta de empleo público con la que la UMA quiere dar mayor estabilidad a su plantilla y acabar con la precariedad laboral en algunos colectivos, indicó la vicerrectora de Personal Docente e Investigador (PDI), Yolanda García Calvente. Varias circunstancias han hecho posible esta oferta de empleo tan destacada en la Universidad. Por una parte, en 2016 el Gobierno levantó las restricciones a la contratación de personal. Para cumplir los criterios de estabilidad presupuestaria, durante 2012 y 2013 solo se autorizó la sustitución de un 10 por ciento de las bajas de efectivos (jubilaciones fundamentalmente). En los dos años siguientes, la tasa de reposición se subió al 50 por ciento, y desde 2016 ya se permite la contratación del 100 por cien. En la UMA se han jubilado durante el año pasado 41 profesores, tanto titulares como contratados doctores, plazas que son la tasa de reposición de 2018.

Cambios legislativos han jugado también en favor de la UMA. Entre el curso pasado y este han culminado los planes de promoción a catedráticos y titulares. Los titulares acreditados para catedrático llegaron a ser 74, mientras que otros 72 contratados doctores ya tenían méritos para alcanzar una plaza de titular. Hasta ahora estas plazas de promoción no podían contar para la nueva oferta de empleo, algo que ha cambiado este año. De esta manera, a las 41 plazas por jubilación hay que sumar las 74 que han dejado los titulares que ya son catedráticos y las 72 de los contratados doctores que han pasado a ser titulares de universidad, lo que suma las 187 plazas previstas.

La UMA cuenta en la actualidad con 59 contratados doctores ya acreditados para ser titulares. Además de estas 59 plazas, se reservan otras 40 para los que se puedan ir acreditando en próximas fechas, hasta tres años, que es la duración máxima de esta oferta de empleo.

Promoción de asociados

La Ley de Presupuestos Generales del Estado obliga a las universidades españolas a reservar a los denominados investigadores Ramón y Cajal el 15% de las plazas de su oferta de empleo público, lo que supone 29 plazas en total. Los contratos Ramón y Cajal son convocados por el Ministerio de Economía y Competitividad con el objetivo de promover la incorporación de investigadores españoles y extranjeros con una trayectoria destacada en centros de I+D.

Tras cinco años de contratos, las universidades deben incorporarlos a sus plantillas, si tienen la acreditación exigida. El problema en la UMA es que no hay tantos investigadores para las plazas reservadas que, por ley, se perderían.

La vicerrectora de PDI presentará al consejo de gobierno dos importantes planes para la estabilidad del personal. Por una parte, la UMA pone en marcha un plan para la promoción de asociados. En principio se han previsto 10 plazas para que los profesores 6+6 (6 horas de docencia y 6 de tutorías) que sean doctores y tengan la acreditación puedan promocionar a contratados doctores.

La UMA también busca incorporar a profesionales de fuera, con un plan de atracción de talento que cuenta con 33 plazas de contratados doctores y plazas específicas de movilidad (para profesores de otras universidades): un titular para Estudios Árabes y dos catedráticos, para Álgebra y Sociología.

Pero además de estas plazas de personal fijo, la UMA sacará 132 plazas de ayudantes doctores. Se aprobó la oferta antes de las vacaciones de verano, y aún se está a la espera de que la Junta de Andalucía las autorice. Son más del doble de las que se aprobaron el año pasado (64), que la Junta no autorizó hasta el mes de abril.

«Queremos dar estabilidad y promocionar al profesorado, en la medida de lo posible», aseguró la vicerrectora. La UMA ha modificado los baremos para acceder a estas plazas, para que sean «más objetivos y exigentes», ya que la figura de ayudante doctor supone el inicio de la carrera docente. Tienen contratos de 5 años y si consiguen la acreditación promocionan directamente, por convenio, a contratado doctor interino o a contratado doctor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos