La UMA impulsa prácticas en empresas para mejorar el empleo de sus titulados

Un grupo de estudiantes en unos cursos sobre emprendimiento en Link by UMA-ATech. /Álvaro Cabrera
Un grupo de estudiantes en unos cursos sobre emprendimiento en Link by UMA-ATech. / Álvaro Cabrera

La Universidad aprueba un plan que trata de facilitar la incorporación de sus egresados al mercado laboral

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Construir una universidad orientada al empleo. La UMA da un giro en su estrategia y entiende que a los tradicionales objetivos relacionados con la formación y la transmisión de conocimientos es necesario añadir la perspectiva de un futuro laboral para sus estudiantes. El último consejo de gobierno dio su aprobación al Plan de Empleabilidad, que ya se pone en marcha este curso con el objetivo de reforzar y ampliar los recursos tendentes a una mejor orientación laboral de los titulados.

El objetivo de mejorar la empleabilidad de los estudiantes llega incluso a los estatutos de la UMA, que en la reforma que está en macha se incluye entre los objetivos de la Universidad «promover, a través del diseño de sus planes de estudios y programas específicos, la mejora de la empleabilidad de los estudiantes», una idea que se repite en varios artículos y que incluso queda reflejada en la constitución de una comisión específica, un órgano de supervisión y control de las actividades de la UMA en materia de orientación e inserción profesional.

El vicerrector de Innovación Social y Emprendimiento, Rafael Ventura, asegura que la UMA «es pionera» en aprobar un plan específico de empleabilidad, aunque en los últimos años muchas universidades han orientado su estrategia hacia el ámbito laboral. «La empleabilidad es un objetivo estratégico del plan de gobierno de este equipo y de José Ángel Narváez como rector», aclara. «Su diseño responde a la definición de objetivos, qué es lo que queremos conseguir, para así asignar y reorientar los recursos disponibles», señala. «Esta hoja de ruta nos va a facilitar la toma de decisiones y los programas a poner en marcha», afirma el vicerrector, que señala que una prueba de la relevancia de esta cuestión es que se proponga que quede reflejada en los nuevos estatutos de la UMA: «son nuevas funciones que las universidades vamos asumiendo, añadidas a las clásicas de formación e investigación», afirma. El objetivo final es «construir una universidad orientada a la empleabilidad, comprometida con la sociedad y sus estudiantes para adecuar los perfiles competenciales de los egresados a las demandas que el contexto actual demanda», sostiene.

Las prácticas externas siguen siendo la principal vía de inserción laboral de los titulados universitarios, según los datos facilitados por el Vicerrectorado de Innovación Social y Emprendimiento. Durante el curso 2015/16 se realizaron un total de 12.596 prácticas externas de estudiantes de la UMA en entidades colaboradoras. La mayor parte son prácticas curriculares, es decir, las que forman parte del plan de estudios (como si fuera una asignatura más) del alumnado (10.696), con un incremento constante en los últimos cursos (en el 2014/15 fueron 8.746). En aquel mismo curso, las práctica extracurriculares fueron 1.900 (1.774 en el curso anterior).

360 euros al mes

En el caso de las prácticas extracurriculares la entidad colaboradora abona al alumno una cantidad en concepto de ayuda al estudio, 360 euros al mes, siendo la asignación más elevada para alumnos en prácticas entre las universidades andaluzas.

La UMA plantea cofinanciar las prácticas para que tengan acceso titulaciones poco solicitadas y empresas que no suelen participar

A finales de este pasado junio el número de convenios activos para la realización de las prácticas extracurriculares superaba los 3.800. Son las carreras de ingenierías y Económicas las que tienen una mayor oferta de este tipo de prácticas, de manera que diez titulaciones suponen casi el 50 por ciento del total de prácticas. Por esto, explica el vicerrector, el plan incorpora una estrategia específica para extenderlas también a titulaciones que en estos momentos no tienen acceso a este tipo de prácticas (fundamentalmente, carreras de Humanidades). La UMA se propone utilizar recursos propios para la co-financiación de estas prácticas, con lo que se pretende tanto potenciar la oferta en titulaciones con un acceso escaso o reducido, como integrar a entidades o ramas de actividad con una participación escasa en la oferta actual.

Por otra parte, la UMA quiere incorporar en la labor de los docentes la orientación laboral a los estudiantes malagueños. También prevé incrementar la calidad de la prácticas, tanto curriculares como extracurriculares, mediante un plan específico de tutorización.

Fotos

Vídeos