Narváez pide más dinero para la UMA y aplaude la bonificación de matrículas

José Ángel Narváez, durante el acto/Álvaro Cabrera
José Ángel Narváez, durante el acto / Álvaro Cabrera

El rector cree que«en estos tiemposde bonanza» las universidades deberían ser compensadas porsu «sacrificio» en losaños de austeridad

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

El rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, aseguró ayer que es momento de que las universidades reciban más dinero para financiar sus actividades, contratar profesores o apoyar la investigación. Después de haber sido «las más afectadas por las medidas de austeridad» durante los últimos años, entiende que, de la misma manera, «deberíamos ser, también, las más compensadas en tiempos de bonanza». Un claro mensaje que envió al consejero autonómico con competencias en universidades, Antonio Ramírez de Arellano.

Narváez, en el acto de apertura oficial del nuevo curso académico, dio una de cal y otra de arena a la Junta de Andalucía, representada por el consejero de Economía y Conocimiento: le felicitó, ahora sin reservas, por la bonificación de las matrículas (cuando se anunció la medida fue uno de los rectores más prudentes) pero también le reclamó más dinero para las universidades, que ponga en marcha de una vez el plan andaluz de investigación y que reconozca la autonomía universitaria en la gestión de sus presupuestos en este nuevo modelo de financiación que se está consensuando.

Del instinto innato a la igualdad a la desigualdad económica

El acto de apertura del nuevo curso académico comenzó con la lectura de la memoria del curso 2016/17 por parte del secretario de la UMA. Luis Gómez Jacinto, catedrático de Psicología Social, fue el encargado de pronunciar la lección inaugural, titulada ‘El instinto de la igualdad’, intervención que fue muy aplaudida. Defendió que la tendencia a la igualdad «está impresa en nuestra naturaleza», hasta tal punto que hay una gran predisposición de las personas al sacrifico de sus propios recursos para promover la igualdad o a elegir opciones costosas que favorecen la igualdad. Este punto de partida psicológico y antropológico le sirvió para analizar la situación actual, en la que «la mente del animal moral que somos» no tiene fácil lidiar con un mundo en el que la desigualdad es uno de los índices que más han subido en los últimos años. El incremento de la desigualdad económica, explicó, se corresponde con un aumento de la enfermedad mental, los embarazos entre adolescentes, el abandono escolar, la mortalidad infantil o la tasa de homicidios. Detalló varios estudios que sitúan a la desigualdad «como el factor fundamental de muchos de los males de las sociedades modernas», y concluyó afirmando que «la igualdad se incrusta en nuestra naturaleza y la desigualdad se convierte en el peor enemigo de nuestro desarrollo como seres humanos».

El rector de Málaga felicitó al consejero por impulsar la medida de bonificación de las matrículas a los estudiantes que hayan superado sus créditos en la primera convocatoria: «Reconoce el talento y el esfuerzo de los estudiantes e iguala la educación superior al resto de servicios públicos básicos, como la sanidad o las etapas educativas preuniversitarias, que también son gratuitas», dijo. Narváez, ante una amplia representación de la sociedad civil y responsables políticos, afirmó que quiere convertir a la UMA en «eje del desarrollo urbano, tecnológico, económico y cultural de esta ciudad». Y a esos mismos representantes políticos demandó apoyo tanto para la financiación como para la definición del modelo de servicio a la sociedad que es necesario en estos momentos.

Nuevos estatutos

La UMA tiene por delante dos grandes retos, la reforma de los estatutos, «que definirán la estructura y el modelo de esta institución», y el nuevo plan estratégico, que debe servir para transformar a la Universidad en una institución «moderna, abierta y de mayor calidad docente e investigadora, pero además emprendedora e innovadora», dijo José Ángel Narváez.

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, destacó el liderazgo social de las universidades andaluzas, con un presupuesto global de 1.700 millones de euros, con un impacto en el PIB regional que multiplica por cuatro esa inversión. Anunció también la próxima convocatoria de proyectos competitivos dentro del plan andaluz de investigación, y se refirió a la estrenada bonificación del precio de las matrículas universitarias. Afirmó que se trata de una decisión «estructural y, por tanto, irreversible», que pone a Andalucía al nivel de muchos países europeos en los que las tasas universitarias son simbólicas o inexistentes y animó al Gobierno español a que «nos copie» en una medida que, dijo, supone incentivar a los alumnos y evita su autoexclusión de la enseñanza superior.

A las puertas del acto se concentraron, antes de comenzar el acto, un grupo de profesores, que reclaman estabilidad y la equiparación salarial del personal docente e investigadorlaboral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos